El BBVA renuncia a la compra del banco italiano BNL ante el fracaso de su oferta

La entidad española no llega al 1% en la OPA y pide que los jueces investiguen a Unipol

Los peores temores sobre lo que podría ocurrirle al BBVA en Italia se cumplieron. El banco decidió ayer renunciar a la oferta pública de adquisición (OPA) lanzada sobre Banca Nazionale del Lavoro (BNL), al comprobar sus nulas posibilidades de éxito. La oferta anunciada por la aseguradora Unipol el lunes pasado, que dijo tener el control sobre el 47% de BNL, provocó el fracaso del BBVA, que logró menos del 1% del banco italiano, pese a que pagaba 0,28 euros más que su rival. La entidad española, que podría obtener 520 millones de plusvalías al vender sus acciones, pide a los supervisores y jueces que certifiquen que el comportamiento de Unipol ha sido legal.

Más información
Una oportunidad perdida para estar en Europa
El 'corralito' italiano

"Hemos mandado a casa a quien debía marcharse", afirmó con premonición el lunes pasado Danilo Coppola, uno de los principales accionistas del contrapacto, el grupo de constructores contrario al BBVA, que controlaban el 27,5% de la BNL. Este paquete acabó en manos de Unipol, que ya tenía el 15% por su cuenta, lo que ha hecho que se desequilibre la situación en favor de la entidad italiana.

El juego de pactos entre entidades financieras y socios italianos acabó ayer con el proyecto del segundo banco español de poner un pie en Italia. Su oferta (canje de una acción propia por cada cinco de BNL) alcanzó ayer un valor de 2,728 euros por acción gracias, precisamente, a que el mercado premió el fracaso de su aventura italiana con una subida del 0,81% y un 4% desde que Unipol anunció su oferta competidora a 2,70 euros. La compra del sexto banco del país ha chocado con enormes dificultades por el comportamiento del gobernador del Banco de Italia, Antonio Fazio, que ha demostrado poca imparcialidad en la operación, tal como le criticó el propio Romano Prodi.

A las 14.30 de ayer, el BBVA, en un comunicado oficial, aseguró que había informado a los miembros de su pacto de accionistas -Generali y Diego della Valle- que la situación creada tras lograr Unipol el 46,95%, impedía al BBVA lograr el apoyo necesario para controlar el banco italiano. La entidad presidida por Francisco González recordó que Unipol todavía "no ha formulado una oferta competidora" a la suya, "sino que ha anunciado que en el futuro formulará un OPA obligatoria", de la que "ha dado a conocer algunos elementos parciales".

A continuación lanzó una advertencia al pedir "a los supervisores y, en su caso, a las autoridades judiciales" que evalúen si la oferta de Unipol "se ha ajustado a derecho". Fuentes cercanas a la operación dan por seguro que el BBVA reclamará judicialmente con toda la fuerza si finalmente Unipol no recibe las autorizaciones necesarias o no tenga la capacidad financiera para lanzar su OPA. Esta situación impediría cobrar los 520 millones de plusvalía al BBVA, aunque le abriría otra vez el abanico de posibilidades para intentar otra vez hacerse con la BNL.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

El banco español también da a entender que Unipol ha actuado "de forma coincidente" con "otras entidades", lo que impedía el éxito de la operación. Es decir, que creía que Unipol podía tener, de forma reconocida o no, más del 50% de la BNL. Por eso, decidió no adquirir los títulos que se unieran a la oferta, que fueron inferiores al 1%. Según fuentes no oficiales, el BBVA calculó que, en el mejor de los casos, podría reunir el 36% de las acciones, incluidas las propias. El resto, entienden que está en manos cercanas a Unipol. No obstante, el BBVA pidió al Banco de Italia autorización para que la OPA fuera válida aunque sólo tuviera el 30% del capital.

Los sindicatos UGT y CC OO consideran que la retirada de la oferta de BBVA es una "derrota" y un "revés" para el banco español, que se podría haber evitado si hubiera planteado la propuesta con "menos precipitación", "menos ingenuidad" y "más consolidación". CC OO señala, en un comunicado, que "la derrota sufrida no puede enjugarse con las plusvalías" de 520 millones que obtendrá el BBVA por la venta de su participación.

ABN también pierde

Ayer tampoco fue un buen día para el banco holandés ABN AMRO. La OPA que presentó sobre la banca italiana Antonveneta finalizó sin éxito con la adhesión de 6.279.655 acciones, equivalentes al 2,88% del capital implicado. Sobre Antonveneta pesan otras dos ofertas, ambas de la Banca Popolare Italiana (antigua Banca Popolare di Lodi), una a 24,47 euros por acción, que le fue impuesta por la autoridad bursátil al comprobarse la existencia de un pacto de accionistas irregular, y otra a 27,5 euros, con intercambio de acciones.

ABN AMRO, que ofrecía 26,5 euros por acción en metálico, por un valor de 7.600 millones de euros, no ha hecho públicos sus planes de futuro.

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS