Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

La tortura, justificada

He visto algunos episodios de una serie emitida a última hora en Antena 3 llamada 24. Se trata de una serie estadounidense en la que los servicios secretos resuelven situaciones de crisis nacionales de gran envergadura apoyados por los medios técnicos más modernos. Hasta ahí, todo más o menos normal, pero lo más llamativo es que en la mayoría de los episodios de la serie -el último, sobre una crisis de terrorismo nuclear a cargo de islamistas- se justifica la tortura en aras del bien común.

Concretamente, ante la sospecha de que puede ocultar información vital, el propio secretario de Defensa de los EE UU en la ficción ordena que se torture a su propio hijo mediante privación sensorial, y en el episodio del jueves, una de las propias empleadas del Ministerio de Defensa es sometida a descargas eléctricas, aunque luego resulta inocente. En el mismo episodio, uno de los comandos tortura a una detenida árabe herida para que le dé información sobre los que van a provocar la fusión de varias centrales atómicas.

La moraleja que se impone en cada episodio es la de que la tortura está justificada para evitar males mayores. Por desgracia, en los medios se ve todos los días que estas hipótesis se llevan a la práctica de modo sistemático. Lo que no acabo de explicarme y me preocupa es que esta serie -vista por cientos de miles de espectadores- no haya recibido una sola crítica en este sentido y que los directivos de la cadena no hayan reparado en que, a la par que entretener y hacer negocio, esta serie tiene el objetivo de hacernos más tolerantes con los métodos de tortura más denigrantes empleados de forma indiscriminada contra terroristas o meros sospechosos. Se trata de hacernos creer que el fin justifica los medios. ¿Lo conseguirán?

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS