Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex regidor de Majadahonda declara ante la Fiscalía Anticorrupción

Guillermo Ortega declara en calidad de inculpado ante la Fiscalía Anticorrupción

El ex alcalde de Majadahonda Guillermo Ortega (PP) declaró ayer ante la Fiscalía Anticorrupción como inculpado. La fiscalía investiga, a raíz de una denuncia del PSOE majariego, las presuntas irregularidades que se produjeron en el concurso de venta de dos parcelas municipales. Ortega declaró que habló varias veces con la presidenta regional, Esperanza Aguirre, y que le dio un informe con las presuntas tramas urbanísticas organizadas por la empresa municipal del suelo. En cuanto a la enajenación de las parcelas, el ex alcalde aseguró que en una reunión con Aguirre en la sede del PP se comentó que la paralización de la venta sería políticamente conveniente para calmar al grupo.

Ortega sostuvo que recibió "ciertas" presiones del ex secretario regional del PP madrileño Ricardo Romero de Tejada para que situara a Narciso de Foxá, actual alcalde, al frente del urbanismo municipal.

Respecto a los encuentros que Ortega mantuvo con la presidenta Aguirre, el ex alcalde explicó al fiscal que se reunió con ella en la Sala de Autoridades del aeropuerto de Barajas el pasado 14 de enero, antes de que la presidenta partiera hacia China. En esa entrevista comentó a Aguirre la desunión del PP majariego. En ese momento Ortega sólo tenía el apoyo de dos ediles de su grupo (José Luis Peñas y Juan José Moreno, ambos expulsados del PP en junio). Según el ex alcalde, las discrepancias se debían a la creación de una oficina de atención al ciudadano, la adquisición de un colegio para autistas y la enajenación de las parcelas. Aguirre le transmitió calma, recuerda Ortega.

Cuando la presidenta regresó de China, Ortega volvió a reunirse con ella en la sede central del PP, donde estaban también el secretario general (Francisco Granados) y el presidente del Comité Electoral del PP (Ignacio González). Ortega aseguró ante el fiscal que en dicha reunión entregó a los asistentes un informe sobre las presuntas irregularidades cometidas por Pammasa (empresa municipal del suelo), que había elaborado Peñas, aunque él no conocía de forma exhaustiva su contenido. En la actualidad las relaciones entre Peñas y Moreno, hombres de confianza del ex alcalde, y Ortega están rotas.

El ex regidor relató que la presidenta ojeó las primeras páginas, en las que se hablaba de tramas urbanísticas, y no le dio importancia. Fue en esa reunión, según él, cuando manifestó su intención de abandonar el Ayuntamiento y pidió una salida profesional alejada de la política. El antiguo regidor es en la actualidad director general del Mercado Puerta de Toledo. También manifestó que no le "forzaron a cesar" en la alcaldía.

Venta de parcelas

En cuanto a la venta de las parcelas RN1 y 2D, que investiga el fiscal, se comenta en el mismo encuentro que "la paralización de la enajenación sería políticamente conveniente para calmar al grupo", pero Ortega no recibió instrucciones directas. De su declaración se deduce que nadie de la cúpula del PP le habló claramente de parar la venta.

Ortega dice al respecto que un sociólogo y amigo, Ricardo Ruiz Fuentes, le manifestó que se había reunido con Romero de Tejada, "quien le proponía al declarante darse de baja como alcalde por enfermedad durante dos meses, periodo en el que se aprovecharía para resolver el tema de las parcelas y tranquilizar al grupo municipal". También el actual alcalde le comenta que dirigentes del partido, como Pío García-Escudero y Romero de Tejada, le habían pedido que retirase el tema de las parcelas. Ortega sostiene que él no recibió llamadas al respecto, lo que le causó "extrañeza" al ser él el alcalde.

El ex alcalde desmintió ante el fiscal que el constructor Julián Jiménez le transmitiera ninguna instrucción por parte del PP. Los dos ediles expulsados de las filas populares aseguraron ante la fiscalía, en su comparecencia como testigos, que Julián Jiménez, presidente del grupo Dico, había sido uno de los mensajeros del PP para comunicar a Ortega que se tenía que marchar.

En cuanto al procedimiento que siguió el concurso para vender las parcelas, Ortega dijo que todos los ediles del PP votaron a favor del pliego de condiciones en septiembre de 2004. Después de la apertura de plicas, dio orden de que los expedientes se custodiaran en un cuarto cerrado.

"Incendiario"

Ortega aseguró que el arquitecto municipal, en principio, no puso pegas al concurso, aunque expresó su malestar por no ser el único en informar sobre los licitadores del concurso. El ex alcalde explicó que el informe posterior del arquitecto fue "incendiario", porque descalificaba los pliegos y decía también que el concurso producía menoscabo a las arcas municipales por la infravaloración de las parcelas, a pesar de que él mismo había hecho la tasación.

Ortega manifestó que al pedir la mesa aclaraciones a los técnicos sobre los conceptos de sus informes sin cambiar las puntuaciones, el arquitecto apareció con un documento en el que declaraba nulas y sin valoración a 10 de las 12 empresas que se habían presentado.

De esta forma, tras subir algo la puntuación que en principio había otorgado este técnico a AFAR-4 (este extremo no lo recuerda con seguridad), esta empresa resultaría la ganadora del concurso. Antes del cambio, la adjudicataria de las parcelas era Proinsa. Esto, según Ortega, produjo un gran revuelo en la mesa y los asistentes denunciaron que esta nueva valoración, no solicitada, se efectuaba para favorecer a dicha empresa (por Afar-4), propiedad de un amigo de Romero de Tejada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de julio de 2005