Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sant Joan Despí toma medidas para reutilizar el agua de las casas

El Ayuntamiento de Sant Joan Despí está decidido a convertir su ciudad en la más ecológica. Después de ser, en 1999, el primero de España en obligar a instalar sistemas de captación de energía solar en los nuevos edificios para la obtención de agua caliente y la calefacción, ahora da un paso más con una ordenanza de obligado cumplimiento sobre la reutilización del agua en las nuevas viviendas, entre otras medidas.

La normativa municipal establece que los proyectos urbanísticos deben incorporar una doble red de agua. Además de la potable, otra instalación para agua no potable canalizará la originaria de la lluvia, la lavadora o la bañera, que en vez de dirigirse a la alcantarilla servirá para las descargas de la cisterna del váter, el riego del jardín y la limpieza de los vehículos aparcados en el garaje, por ejemplo. Todo ello comportará la ubicación de un depósito y un sistema de filtro y depuración. Las tuberías tendrán un color diferente y los grifos llevarán una señal indicativa de que proporcionan agua no potable. "Se trata de crear una nueva cultura del agua", explicó ayer el primer teniente de alcalde de Urbanismo, Antonio Poveda.

La ordenanza va más allá. En las casas, las promotoras deberán asegurar un espacio en las cocinas de cada vivienda para realizar la separación de los residuos de forma cómoda. "Los ciudadanos están concienciados, pero muchas veces falla la falta de infraestructura, ya que quieren reciclar pero no pueden", afirmó Poveda, que añadió que "el Ayuntamiento quiere facilitar la tarea."

Asimismo, todos los grifos serán de bajo consumo. Las zonas comunitarias también deberán tener un lugar donde depositar los restos, con contenedores diferenciados (para materia orgánica, envases, vidrio y papel y cartón). Lo mismo tendrán que aplicar los comercios. En las comunidades con jardín, los proyectos deberán prever espacio para depositar los restos vegetales del jardín y convertirlos en abono. La normativa recomienda la iluminación con placas fotovoltaicas y sistemas que permitan la reducción de la potencia en determinadas horas nocturnas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de julio de 2005