Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La llegada de una ola de calor pone en alerta a cinco comunidades

Sanidad recomienda tomar precauciones

El fuerte calor que afecta a España como consecuencia de la llegada a la Península de una ola de aire africano se dejará notar hoy con más fuerza. Las temperaturas agobiantes se concentrarán sobre todo en el interior peninsular durante el fin de semana, y el lunes se trasladarán al litoral. Protección Civil ha alertado por este motivo a Galicia, Asturias, Cantabria, Madrid y Castilla-La Mancha. Sanidad recomienda extremar las precauciones para evitar los efectos perjudiciales del calor.

El aumento de las temperaturas se debe a la entrada de un anticiclón en la Península, que "dará lugar a cielos despejados, por lo que la acción del sol será más fuerte", explica el jefe del área de predicciones del Instituto Nacional de Meteorología, Ángel Rivera.

De todas las comunidades autónomas, la que más sufrirá las consecuencias del incremento térmico será Andalucía, donde se alcanzarán los 40 grados. Rivera asegura que no se superarán los valores extremos del verano de 2003 "porque esta vez las altas temperaturas durarán menos y la llegada de otro frente de aire frío, la próxima semana, las suavizará".

Este fin de semana se notará el aumento de las temperaturas en la zona oriental, y será significativo desde el sábado en Cataluña, Baleares, Valencia, Aragón, Murcia, Andalucía y sureste de Castilla-La Mancha. Las temperaturas alcanzaron ayer los 39 grados en Ourense y los 32 en Cantabria y Asturias.

El Ministerio de Sanidad ha recomendado tomar precauciones, "especialmente con los grupos de riesgo (ancianos, niños y enfermos crónicos)", para evitar los golpes de calor. El aviso se ha comunicado a los responsables de la atención de urgencias y domiciliaria.

Sanidad también activó su propia alerta, que determinó que había un riesgo medio (naranja) en Zaragoza, y un riesgo bajo (amarillo) en Huesca, Pontevedra, Albacete y Almería. El resto aparecía en verde, es decir, riesgo nulo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de julio de 2005