Editorial:
Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

En la cárcel

La sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha corregido al juez instructor Pedraz: el etarra De Juana Chaos, a punto de ser excarcelado tras cumplir una condena efectiva de 18 años de los 3.000 a la que fue condenado por 25 asesinatos cometidos en los ochenta, seguirá en la cárcel, acusado de un nuevo delito de integración en ETA y otro de amenazas terroristas.

Ambos pronunciamientos son igual de legítimos institucionalmente. El de la Sala de lo Penal, sin embargo, prevalece al tratarse de una instancia judicial superior y, además, porque parece tener una mayor consistencia jurídica. No cabe, pues, atribuirlos a actitudes más o menos firmes o benévolas de los jueces frente al terrorismo. Quienes se aventuran en este tipo de absurdas y malévolas comparaciones, muy alejadas de los razonamientos jurídicos, deberían reflexionar ante hechos tan preocupantes como las amenazas recibidas por el juez Ollero, uno de los tres magistrados puestos en la picota desde determinados ámbitos políticos y mediáticos por haber considerado que Jarrai-Haika-Segi -organizaciones juveniles de ETA- no tienen carácter terrorista, aunque sean delictivas.

La Sala de lo Penal, en consonancia con la tesis del ministerio fiscal, sostiene que la actividad de De Juana Chaos en el denominado frente de presos y los artículos que publicó en el diario Gara en diciembre último -en los que ensalza al Movimiento de Liberación Nacional Vasco y pide al Estado que "saque sus sucias manos" de Euskadi- constituyen indicios de su "renovada integración en ETA". Lo que, a su juicio, otorga carácter de amenazas terroristas, no amparadas en el derecho a la libertad de expresión, a los datos y nombres ofrecidos en los artículos sobre funcionarios de prisiones que podrían convertirse en objetivos de la banda. El juez Pedraz deberá, pues, procesar al etarra y concluir el procedimiento abierto contra él. De Juana Chaos seguirá en prisión por los nuevos delitos que se le imputan y no por la repugnancia social que produce su excarcelación.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS