Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP amenaza con presentar enmiendas a todos los artículos

La ponencia que redacta la reforma del Estatuto catalán desbloqueó ayer dos asuntos en los que se mantenían fuertes divergencias entre el Gobierno tripartito y CiU: la definición de la Comisión Bilateral Estado-Generalitat y la inclusión de un título sobre derechos sociales. En vista de cómo se orienta la ponencia, el representante del PP, Francesc Vendrell, anunció que su partido presentará enmiendas a todos los artículos del proyecto. El presidente Pasqual Maragall ha convocado a los alcaldes de las 42 capitales de comarca catalanes a un acto institucional de apoyo al nuevo Estatut. El encuentro se producirá el jueves de la próxima semana.

CiU y PP habían propuesto desde las primeras reuniones de la ponencia que el Estatuto se limitara a remitir al Parlamento catalán la futura elaboración de una carta de derechos. Ayer, CiU accedió a incluir un título sobre derechos sociales, principios rectores de las políticas de la Generalitat y la creación de un Consejo de garantías estatutarias. A cambio, el tripartito accedió a que, como querían CiU y PP, el Parlamento catalán elabore más adelante una Carta de Derechos.

Vendrell mostró su desacuerdo con la creación del Consejo de garantías estatutarias. "Se juega a crear un Tribunal Constitucional catalán", dijo. Y añadió que "carece de sentido" incluir un capítulo de derechos estatutarios.

La comisión bilateral

Lo que disgusta al PP fue considerado como paso positivo por el tripartito y como "un avance" en la buena dirección por el ponente de CiU, Francesc Homs. El catálogo de derechos inicialmente previsto se ha reducido, pero incluye 22 derechos civiles, de participación política, sociales y lingüísticos, y 13 principios rectores.

La inclusión de estos derechos era uno de los objetivos del presidente Maragall, e Iniciativa Verds los consideraba condición irrenunciable para apoyar la reforma. Serán exigibles por los ciudadanos ante una nueva sala del Tribunal superior de Justicia de Cataluña a crear mediante la correspondiente propuesta de reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicical que se acompañará a la propuesta de reforma del Estatuto catalán.

Los socialistas retiraron la propuesta alternativa que habían presentado a la definición y las funciones de la Comisión Bilateral Estado-Generalitat. Les satisfizo que en la definición se incluyera la salvaguarda de que llevará a cabo su labor "sin perjuicio" de las competencias de cada parte.

El cometido de esta comisión es el de actuar como "marco general y permanente" de las relaciones entre el Estado y la Generalitat en las cuestiones de interés para ambas partes, y en particular en las que afecten a las competencias exclusivas de la Generalitat. La ponente socialista, Lidia Santos, precisó que esta comisión ejercerá sus funciones sin menoscabo de que actúen los mecanismos de relación multilateral entre el Estado y las comunidades autónomas, como las conferencias sectoriales, la Conferencia de Presidentes y, eventualmente, un Senado reformado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de julio de 2005