Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno navarro quiere comprar por concurso suelo para 20.000 pisos

Ofrece adquirir cuatro millones de metros al precio tope de 30 euros

El Gobierno navarro quiere hacerse con la propiedad de hasta cuatro millones de metros cuadrados de suelo residencial para construir en ellos más de 20.000 viviendas de protección oficial. En lugar de abordar programas puntuales de adquisición, el Ejecutivo foral se ha inclinado por un novedoso procedimiento: abrir un concurso público de suelo, anunciando que comprará dicha superficie a un máximo de 30 euros el metro cuadrado a todos los particulares o entidades locales de toda Navarra que desen vender.

Al Gobierno que preside Miguel Sanz (UPN-CDN) se le ha acabado el suelo para construir vivienda. Buena parte del ya aprovechado fue promovido hace décadas por anteriores gobiernos socialistas, que acudieron a la expropiación como mecanismo directo de obtención de terrenos. La actual consejería de Vivienda de Navarra no quiere expropiar, dado que la vigente legislación básica estatal en materia de expropiaciones y valoraciones de suelo ha convertido ese instrumento legal "en una herramienta ineficaz". "Su aplicación implica un alto grado de incertidumbre jurídica, derivada fundamentalmente, de las importantes variaciones que los tribunales de justicia vienen estableciendo sobre los precios fijados por la Administración expropiante", señala el Gobierno navarro.

Quienes posean terrenos urbanos o urbanizables y estén interesados en vendérselos al Gobierno disponen de tres meses de plazo para presentar sus ofertas, que evaluará una mesa de contratación constituida al efecto.

José Andrés Burguete (CDN), consejero de Vivienda, señaló ayer que el proceso acabará a finales de año y tiene como objetivo que sea el Gobierno el que lidere el proceso de construcción de viviendas, una tarea que, en su opinión, no puede quedar exclusivamente en manos de propietarios de suelo y promotores. El Consejo de Gobierno navarro aprobó ayer la convocatoria del concurso público para la adquisición de suelo residencial en toda Navarra.

Construir más de 20.000 viviendas protegidas en ocho años y actuar de este modo sobre el mercado del suelo son las vías que se van a explorar para controlar el constante aumento del precio de los pisos. La Administración foral tiene capacidad financiera para asumir el reto de comprar hasta cuatro millones de metros cuadrados de suelo a un precio máximo de 30 euros.

Dos fórmulas de pago

Habrá dos fórmulas: el abono en metálico o bien el pago mediante la entrega posterior a los ofertantes de un aprovechamiento urbanístico en los terresnos que pongan a disposición del Gobierno. La condición es que los suelos que se oferten estén ya calificados como urbanos o urbanizables en cada municipio y destinados a la promoción de viviendas. También se aceptarán los no urbanizables, siempre que sean susceptibles de reclasificación en atención a su ubicación y características.

La ley de Protección Pública de Vivienda, aprobada por el Parlamento navarro en 2004, no permite a un propietario de VPO vender su piso hasta pasados al menos 20 años desde su compra. [La normativa vasca impide absolutamente la venta a terceros de los pisos de protección, mientras que el nuevo plan de vivienda presentado por el Gobierno central eleva aquel plazo a 30 años]. La legislación foral establece desde 2003 la obligación de que en cada nueva actuación urbanística en materia de vivienda se destine un mínimo del 50% a pisos protegidos . Hay un baremo único centralizado para toda la autonomía y se están promoviendo pisos de alquiler para jóvenes e inmigrantes con una superficie de entre 50 y 65 metros cuadrados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de julio de 2005