Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los afectados por la ampliación del IVAM protestan ante el museo

Las familias acusan a Cultura de deteriorar el entorno urbano

Las familias afectadas por la ampliación del Institut Valencià d'Art Modern (IVAM) protestaron ayer a las puertas del museo por la situación de deterioro urbanístico. Los vecinos, que repartieron octavillas frente al IVAM, acusan a la Consejería de Cultura de no cumplir con el acuerdo firmado con la Consejería de Territorio para mantener el entorno de esta instalación cultural en el que viven.

"Cada día estas familias viven en un entorno más degradado, rodeados de casas abandonadas, de okupas, y la situación se deteriora. Piden seguir viviendo en el barrio y nos hemos concentrado para recordar que se está degradando el entorno de un museo tan importante como el IVAM", argumentó el dirigente vecinal Antoni Cassola.

Según los vecinos, la Consejería de Cultura está incumpliendo el convenio firmado con la Consejería de Territorio y Vivienda en el que se reconoce el derecho de estas 20 familias a ser realojadas en el barrio de El Carme. Cassola explicó que Cultura no ha abonado las cantidades pactadas a la Territorio y tampoco hace frente a los gastos de comunidad que generan las viviendas expropiadas, con lo que los vecinos que han optado por quedarse tienen que hacer frente a mayores gastos y afrontar el deterioro urbanístico que se produce con las viviendas y las casas vacías.

En total, de las 50 familias afectadas por la ampliación del IVAM, 30 optaron por vender sus viviendas, pero las 20 restantes pidieron seguir viviendo en el barrio y están pendientes de que se las realoje en otras viviendas, según el convenio firmado entre las dos consejerías.

"Esto es una presión inmobiliaria porque cada día es más dificil para estas familias vivir en sus casas. El convenio está firmado desde noviembre pasado y es Cultura la que debe abonar las cantidades a Territorio para que gestione los realojos", dijo el portavoz vecinal, que sentenció: "Territorio dice que la cuestión es de Cultura"

"Si en 15 días, el consejero de Cultura, Alejandro Font de Mora, no da señales de vida volveremos a la puerta del IVAM para mostrar las miserias del entorno del museo", sentenció Cassola.

Los manifestantes repartieron ayer pasquines en los que invitan a quienes acuden a las exposiciones del IVAM a realizar una "visita guiada por lospropios vecinos del barrio" por los alrededores del museo. En los pasquines se muestra una foto con los edificios de la parte trasera del emblemático museo en un estado de conservación muy deteriorado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de julio de 2005