Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS EFECTOS DE LA SEQUÍA

La Comisión del Tajo-Segura propone al Gobierno un trasvase para consumo y riego

Medio Ambiente afirma que el Consejo de Ministros enviará como mínimo 69 hectómetros

La Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura acordó ayer pedir al Consejo de Ministros que apruebe un nuevo trasvase del Tajo al Segura. El acuerdo de la comisión, formada por técnicos de Medio Ambiente, es tan sutil que casi resulta vacío. Sin embargo, la petición incluye agua para riego, algo que Castilla-La Mancha considera una imprudencia. El director general del Agua, Jaime Palop, admitió tras la reunión que el Gobierno aprobará como mínimo un trasvase de 69 hectómetros. Ésta es la primera vez en 10 años que el Ejecutivo debe autorizar el trasvase, algo reservado al periodo de sequía.

La Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura tuvo ayer en Madrid su reunión más esperada desde 1995. La comisión elevó al Consejo de Ministros una propuesta de trasvase en el que incluye agua para abastecimiento urbano y una parte para riego. El acuerdo, de tres puntos que se limitan a repetir artículos de distintas leyes, no fija un caudal a trasvasar. "No somos quién para decirle al Consejo de Ministros cuánto debe aprobar", afirmó Palop, que preside la comisión. En la anterior sequía, la comisión sí recomendó un caudal.

Palop admitió que la decisión de cuánto trasvasar "será política y no técnica". "Hay que decidir políticamente cuánto se quiere desembalsar ahora, porque cuanto más se desembalse más riesgo hay de que falte en el futuro". Palop sí añadió que el Gobierno aprobará como mínimo 69 hectómetros para los meses de julio, agosto y septiembre. Esa cifra sale de las reglas de explotación del trasvase y con ese envío el año hidrológico (de octubre a octubre) permitiría alcanzar los 410 hectómetros trasvasados. De los 69 hectómetros del nuevo envío, unos 45 hectómetros serían para riego. La parte del abastecimiento no es polémica, aunque Castilla-La Mancha había fijado las necesidades para consumo en 30 hectómetros.

El problema es para el riego. El acuerdo alcanzado señala que "el volumen a trasvasar debería destinarse a satisfacer prioritariamente las demandas de agua de los abastecimientos urbanos y el resto para las zonas regables". Como recordó el consejero de Presidencia de Castilla-La Mancha, Máximo Díaz Cano, la prioridad para el uso urbano viene recogida en la Ley de Aguas. Aunque el acuerdo no habla de cuánta agua necesitan los regadíos de Murcia, Palop afirmó que la intención del Gobierno es "salvar lo que se pueda de la cosecha" y "garantizar la subsistencia del arbolado". Si el caudal finalmente supera los 69 hectómetros, lo decidirá el Gobierno el 1 de julio.

El presidente de los regantes del Tajo-Segura, Francisco del Amor, insistió en que necesitan el agua "no para salvar la cosecha, sino para salvar los frutales y que sirvan para próximos años". Los regantes rebajaron antes de la reunión de 120 a 100 hectómetros cúbicos su petición de agua. Del Amor salió moderadamente satisfecho: "Han dicho que mientras queden más de 240 hectómetros se puede trasvasar agua, que es lo que nosotros decimos". Como los términos del acuerdo fueron vagos, cada cual lo vio como quiso.

Castilla-La Mancha sostiene que Murcia almacena agua suficiente en las balsas de riego para salvar los árboles y pidió un informe al ministerio sobre este tema. Díaz Cano insistió en que un trasvase para riego sería imprudente.

El acuerdo no da una cifra del agua que se debe enviar para riego. Se limita a decir que "el volumen trasvasado no reducirá las reservas de los embalses de Entrepeñas y Buendía por debajo de 240 hectómetros". Actualmente tienen 515, y el límite de los 240 lo fija el plan de cuenca del Tajo, de 1999. Palop insistió en la rueda de prensa tras la reunión en que la situación se debe a la "negligente" gestión del Gobierno del PP. "Salimos de cinco años húmedos en los que se ha trasvasado demasiada agua. Hemos vivido por encima de las posibilidades y en el primer año de sequía nos encontramos con problemas". En los últimos cinco años se han trasvasado una media de 566 hectómetros. En este año hidrológico, el más seco desde 1947, Palop admitió que se llegará como mínimo a los 410 hectómetros (el 72% de los últimos años). "Este año hemos levantado el pie del acelerador y hemos sido cautos", sostuvo Palop, quien definió la reunión como "triste, por el daño económico, político y territorial que planeó en el encuentro".

En la comisión sólo tienen voto los 12 técnicos de las confederaciones hidrográficas, dependientes del ministerio. Los regantes y las autonomías acuden como invitados. Cuando el Consejo de Ministros apruebe el envío, el agua saldrá inmediatamente para Murcia. Para ese mismo día hay convocadas manifestaciones en Castilla-La Mancha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de junio de 2005