Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU y la UE rechazan el arbitraje por las ayudas aeronáuticas

La OMC da 10 días para negociar una salida al conflicto entre Airbus y Boeing

Estados Unidos y la Unión Europea rechazaron ayer, ante la Organización Mundial de Comercio (OMC), las respectivas peticiones para que un arbitraje decida sobre el conflicto que mantienen ambas partes a propósito de las ayudas públicas presuntamente ilegales a los constructores Boeing, estadounidense, y Airbus, europeo. La OMC les ha dado un plazo de 10 días para que presenten de nuevo sus demandas, antes de iniciar un conflicto formal.

El organismo multilateral de comercio rechazó la primera demanda como era de esperar, y dio 10 días más a ambas partes, antes de iniciar un verdadero contencioso comercial mediante la apertura de un Órgano de Solución de Diferencias.

Negociadores de las dos partes se reunieron en el edificio William Rappard, sede de la OMC, y el encuentro pareció más bien un "diálogo de sordos", según fuentes diplomáticas.

La UE consideró que los Estados Unidos, que ayudan con 7.000 millones de dólares (5.835 millones de euros) a Boeing mediante exenciones fiscales, infraestructuras y algunos subsidios laborales, violan las reglas del sistema multilateral de comercio. Los EE UU, por su parte, calcularon en 6.500 millones de dólares (5.415 millones de euros) las ayudas que Bruselas otorga a todos los proyectos de Airbus; ayudas, evidentemente, que también considera ilegales.

Carlo Trojan, embajador de la UE en Ginebra, consideró que "la decisión de los Estados Unidos de pedir un grupo de arbitraje se puede convertir en la disputa más cara y más complicada en la historia de la OMC", lo cual desviaría a la institución de objetivos mucho más importantes. Consideró que el momento tampoco es oportuno para tomar ese tipo de iniciativas. "Porque deberíamos estar concentrados en las negociaciones de la Ronda de Doha. La decisión de Estados Unidos supone un gasto de energía y de recursos tanto para los estados miembros afectados, como para la misma OMC, en un asunto que debería ser negociado".

Linnet Deily, embajadora de Washington ante la OMC, reiteró la queja por las ayudas públicas que España, Inglaterra, Alemania y Francia conceden a Airbus. El fondo del argumento estadounidense es que esa empresa ha conquistado el 50% del mercado mundial de la aviación civil con subsidios pagados por todos los contribuyentes y no como producto de inversiones privadas.

"Cada Airbus ha sido financiado en todo o en parte por subsidios gubernamentales bajo el rubro de ayuda al lanzamiento, es decir, con unos tipos de interés cero o, en su defecto, muy bajos y cuyo reembolso se vincula a las ventas del avión financiado", denunció Deily, quien añadió que sólo el Airbus A380 recibió "unos 3.700 millones de dólares [3.080 millones de euros] en ayudas públicas de los cuatro países citados".

Al no poder encontrar una solución las dos partes, la OMC les da un periodo de 10 días, a partir de hoy, y antes de abrir un panel u Órgano de Solución de Diferencias que va a pronunciarse sobre la legalidad de uno u otro.

Pero la guerra comercial prosigue. Qatar Airways anunció ayer la adquisición de 60 aviones del nuevo modelo de Airbus A350 y otros 20 aparatos B777 de Boeing, según anunció ayer la compañía en la primera jornada del Salón Aeronáutico de Le Bourget, cerca de París. El importe global de la operación alcanzará los 15.200 millones de dólares (12.617 millones de euros): Airbus obtiene un pedido de 10.600 millones de dólares, frente a los 4.600 millones de Boeing.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de junio de 2005