Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Simfònica del Vallès estudia endeudarse en 1,2 millones para subir el sueldo de sus músicos

Edmon Colomer deja la titularidad del conjunto ante la falta de recursos económicos

Es la tercera orquesta de Cataluña, pero la Simfònica del Vallès (OSV) es, en realidad, uno de los conjuntos sinfónicos españoles con una economía más precaria. Precariedad que no ha mermado la intensa actividad que la orquesta, de titularidad privada, despliega por Cataluña, aunque sí afecta a su crecimiento artístico. La falta de recursos económicos, pese al reciente aumento de la subvención que recibirá de la Generalitat, ha llevado a Edmon Colomer, titular del conjunto, a no seguir al frente de la OSV, cuyos responsables, según explicaron ayer, estudian endeudarse en 1,2 millones de euros para aumentar el 40% el sueldo de los músicos, que cobran una media de 12.000 euros al año.

Contratado como titular de la Orquestra Simfónica del Vallès hace tres años, el director Edmon Colomer (Barcelona, 1951) finaliza el próximo mes de julio su contrato con la formación, pero el hecho de que finalice su contrato no ha sido el motivo real por el que ha tomado la decisión de no continuar al frente de la OSV, conjunto con el que ha mantenido, dice, una excelente relación. "Ha habido sintonía y me he sentido muy a gusto", aclaró ayer.

"Me había comprometido no sólo a desarrollar un proyecto artístico con la orquesta, sino también a luchar para mejorar su financiación. El resultado ha sido el desencanto por la respuesta de las administraciones ante la propuesta para mejorar los recursos del conjunto", explicó ayer el director de orquesta. "Es el momento de no seguir luchando más a ciegas y ver de qué manera, desde fuera, puedo influir en su favor".

La Simfònica del Vallès y el Instituto Catalán de las Industrias Culturales (ICIC) firmarán en las próximas semanas un convenio por tres años por el que la Generalitat incrementará sustancialmente su subvención a la orquesta. De los 400.000 euros de 2004, que en la práctica han sido 500.000 euros para permitir enjuagar el déficit que arrastraba el conjunto, se pasará a 550.000 este año; 600.000, en 2006, y 700.00, en 2007. Con todo, este aumento es insuficiente para mejorar las condiciciones de trabajo de los músicos. "No puedo exigir artísticamente a los músicos si la OSV no cuenta con los medios para que aquellos puedan responder a estas exigencias", dijo Colomer.

Los 55 músicos que integran la plantilla de la OSV cobran una media de 12.000 euros al año, cantidad que, según Colomer, es la mitad de lo que perciben de media los músicos de las orquestas españolas. El aumento de subvención de la Generalitata no es suficiente para incrementar los sueldos. Ayer, Albert Bardolet, presidente de la OSV, fue tajante: "Se ha acabado que los músicos soporten por más tiempo los problemas económicos que arrasta la orquesta. Si no hallamos más financiación nos endeudaremos para hacer posible un aumento del 40% de los salarios. Lo estamos estudiando. El incremento de la subvención de la Generalitat, que valoramos, nos permite un pequeño margen de crecimiento y maniobrar para asumir la financiación de un endeudamiento de 1,2 millones de euros en los próximos tres años".

La propuesta original de la OSV a la Generalitat fue pedir una subvención de 1,8 millones de euros, la mitad de un presupuesto de tres millones que juzgan mínimo para poder trabajar con tranquilidad y duplicar los sueldos de los músicos. Ante la negativa, en una segunda reunión rebajaron la propuesta. "Sólo pedimos lo suficente para aumentar los sueldos el 40%, pero tampoco lo conseguimnos", precisó Bardolet, quien añadió: "Pedimos ser una orquesta concertada, pero se nos dijo que no. Que éramos una orquesta privada y que en no estaban dispuestos a tener un nuevo caso Teatre Lliure".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de junio de 2005