Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis del PA se salda con la dimisión de los concejales que denunciaron las facturas falsas

Vivancos y Carmona se van instantes antes de conocerse las conclusiones de la comisión

Los dos concejales del Partido Andalucista que destaparon el caso de las facturas falsas de Sevilla dimitieron ayer, el día en el que se presentaron las conclusiones de la comisión de investigación. La portavoz municipal andalucista, Paola Vivancos, y el portavoz adjunto, Rafael Carmona, presentaron su renuncia por sus diferencias con el secretario local del partido, José Luis Villar. "No vamos a participar en una guerra interna de poder", señaló Vivancos. Según fuentes del partido, el concejal Agustín Villar, hermano del secretario local, será el nuevo portavoz municipal y el edil Antonio Ardila ocupará la viceportavocía.

Las dimisiones de Vivancos y Carmona se barruntaban desde hace días, pero ni ellos mismos habían pensado presentarlas tan pronto. Sus renuncias se precipitaron por la mañana cuando se enteraron por la radio de que el secretario local de su partido, José Luis Villar, y su hermano Agustín, concejal en la capital, habían convocado una rueda de prensa para hablar de varios asuntos municipales. La comparecencia se celebró y, al ser preguntado por la crisis interna del partido, el secretario local negó la mayor y aseguró que se trataba de "especulaciones" y que los portavoces municipales tenían todo su apoyo.

Una hora después, Vivancos y Carmona anunciaron su dimisión irrevocable en una comparecencia en la que no admitieron preguntas. "A nadie se le escapa a estas alturas que hay una crisis con la primera secretaría local del PA", explicó Vivancos, quien dijo que ella y Carmona se sentían la diana de una "guerra interna de poder". Vivancos, Carmona y todo su equipo de confianza, que también ha renunciado, se vieron horas después en un céntrico bar sevillano con el fundador del PA, Alejandro Rojas-Marcos.

La hasta ayer portavoz andalucista elevó a la categoría de "certeza" los rumores que apuntaban en las últimas semanas a un pacto de no agresión entre las direcciones locales del PSOE y el PA para frenar el intercambio de denuncias por las supuestas irregularidades cometidas en el anterior mandato, en la que socialistas y andalucistas fueron socios de gobierno. "Tenemos la certeza de que hay un pacto de silencio", señaló Vivancos. "Hay una confluencia de intereses entre el secretario de Sevilla y la dirección del PSOE. No vamos a pasar por semejante indignidad y traición" aseguró.

Los dos portavoces del grupo comparecieron juntos para anunciar su renuncia, aunque Rafael Carmona, que fue delegado de Urbanismo en el gobierno de coalición con el PSOE y desde la oposición ha liderado la investigación de las facturas del distrito Macarena, se mantuvo en silencio. Las dimisiones se produjeron justo un día antes de que se cumplan hoy dos años del mandato de PSOE e IU y Vivancos echó ayer mano del discurso que pronunció entonces y leyó en público algunos fragmentos con los que quiso explicar la decisión tomada ahora: "No vamos a permitir que se ponga en duda nuestra dignidad y nuestra honradez. Tras 12 de gobierno nos vamos a la oposición [...] con las manos vacías, como llegamos".

La ya ex portavoz, dijo que ella y Carmona se habían sentido "muy solos" desde que dejaron el gobierno. "Nos sentimos orgullosos de los cuatro en el gobierno, pero más de los dos años en la oposición. Han sido muy duros", reconoció. Al desgaste que supone estar en la oposición, Vivancos y Carmona han tenido que unir en las últimas semanas la sensación de sentirse cuestionados por la dirección local justo en el momento en el que las denuncias por irregularidades desveladas por los dos ediles andalucistas han puesto contra las cuerdas al PSOE. Las relaciones entre el grupo municipal del PA y la secretaría local del partido se rompieron cuando Vivancos presentó una candidatura alternativa a la encabezada por Villar para ocupar la secretaría de Sevilla.

Las renuncias de Vivancos y Carmona no son las únicas que vivirá en estos días el grupo municipal andalucista. Junto a los dos portavoces, presentarán su dimisión cinco de los seis cargos de confianza del grupo municipal. José Luis Villar tiene previsto anunciar hoy la reordenación del grupo, a la que acceden como concejales dos mujeres de su ejecutiva: Esperanza Camacho y Marta Mejías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de junio de 2005