Reportaje:OFERTAS DE EMPLEO

Trabajadores especiales

El 32,9% de la plantilla del Grupo Siro tiene alguna discapacidad

Las empresas españolas de más de 50 trabajadores están obligadas a reservar el 2% de los contratos fijos a personas con discapacidad. Lo dice la ley, pero casi ninguna compañía lo cumple. A pesar de esta realidad, hay algunas firmas concienciadas, que se han convencido de que emplear a estas personas de difícil inserción laboral es una ventaja para la empresa en términos de imagen y de responsabilidad social.

El Observatorio de la Acción Social 2005, elaborado por la Fundación Empresa y Sociedad, recoge 15 compañías que superan ese porcentaje. En total, han sido 72 firmas las que han dado datos sobre este asunto: emplean de forma directa a 14.439 trabajadores con discapacidad, lo que supone un 1,7% de su plantilla. Ese porcentaje desciende al 1,2% si no se tienen en cuenta los datos de La Fageda y Grupo Fundosa, que han sido creadas para este fin.

Los programas de acción social dirigidos a este colectivo crecen en los tres últimos años y ya suponen el 29% del total

El grupo alimentario Siro es el que mayor proporción de discapacitados tiene entre sus empleados. Y con mucha diferencia. Son 296 de 900 trabajadores, lo que supone un 32,9%.

Le sigue la empresa de mensajería MRW, que tiene contratados a 24 discapacitados sobre un total de 163 empleados, lo que supone el 14,7%; DKV Seguros (8,6% y 48 trabajadores con alguna minusvalía); Fermax Electrónica (7,7% y 19), e Ibermutuamur (4,9% y 134).

"La tendencia, afortunadamente, está cambiando", asegura Francisco Martín Frías, presidente y director general de MRW. Esta compañía tiene en la acción social uno de sus cuatro pilares (los otros son calidad, comunicación y liderazgo) e invierte en este capítulo el 1,5% de su facturación bruta. Por eso su presidente está en contra de las subvenciones que reciben las empresas para emplear a discapacitados y subraya que, "como toda acción social, hay que hacerlo por principios" y porque cumple un objetivo económico.

Las personas con discapacidad son uno de los principales beneficiarios de los proyectos de acción social de las empresas españolas. De los 582 proyectos analizados en el informe, sólo hay un grupo más numeroso, el que forman las acciones generales, que no van dirigidas a ningún colectivo desfavorecido en concreto. Además, estos proyectos han crecido de forma sostenida durante los últimos tres años hasta suponer el 29% del total, mientras que los generalistas decrecen hasta el 31% en el mismo periodo.

Tras estos dos grandes grupos se sitúan la infancia y la familia, a la que se dedican el 25% de los proyectos; los acuerdos de cooperación para el desarrollo en otros países (23%), y los relacionados con enfermos (14%).

Los contratos de trabajo son sólo una forma de acción social con este colectivo. Otra destacada por el informe son las compras a centros especiales de empleo, que son empresas que sólo dan trabajo a discapacitados.

Las 46 compañías que han aportado datos a este capítulo del informe se gastaron 28,6 millones de euros en estas empresas. En este campo destacan los laboratorios Roche Farma, el Grupo Barclays España, Merck Sharp & Dohme de España, la cervecera Damm y el grupo hotelero Sol Meliá.

El estudio también permite advertir algunas tendencias novedosas en España en el campo de la acción social. Es el caso de los programas de voluntariado, que mueven a 6.636 empleados que dedican 86.560 horas al año, y de los programas de cofinanciación, a través de los cuales las empresas hacen aportaciones en paralelo a las que hacen sus empleados.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Amaya Iríbar

Redactora jefa de Fin de Semana desde 2017. Antes estuvo al frente de la sección de Deportes y fue redactora de Sociedad y de Negocios. Está especializada en gimnasia y ha cubierto para EL PAÍS dos Juegos Olímpicos y varios europeos y mundiales de atletismo. Es licenciada en Ciencias Políticas y tiene el Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS