Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
64ª FERIA DEL LIBRO DE MADRID

Richard Layard analiza las siete grandes razones de la felicidad

"No hay fórmulas mágicas. Los ricos por serlo no son más felices que los pobres y éstos bastante tienen con sobrevivir para pensar en qué consiste ser feliz. Todo depende del punto de equilibrio de cada uno y saber elegir las metas para que nadie se sienta defraudado. Si las metas son demasiado elevadas o inalcanzables, nos pueden provocar depresión, y si son demasiado sencillas, nos crean aburrimiento", apuntó el economista británico Richard Layard, autor de La felicidad. Lecciones de una nueva ciencia (Taurus), durante la presentación de su libro, ayer en Madrid. Layard, fundador del Centre for Economic Performance de la London School of Economics, uno de los principales centros de investigación económica de Europa, decidió apartar los números momentáneamente y dedicarse a la escritura para poner sobre papel el resultado y análisis de investigaciones de economía, psicología, neurología, sociología, filosofía y política social referidos al individuo. "Los economistas tienen una idea bastante limitada de lo que influye en el individuo y deben colaborar más con los psicólogos para establecer propuestas que beneficien a todos", explicó el escritor.

El autor identifica en su libro las siete grandes causas de la felicidad, así como las numerosas razones de la infelicidad. "La ciencia económica identifica, la mayoría de las veces, felicidad con poder adquisitivo, y esa afirmación no es nada acertada. Las vidas de los occidentales son mucho más cómodas que hace 50 años: mayor calidad de vida, más ropa, comida, dinero, más vacaciones, trabajos más agradables y mejor salud, y por todo ello no somos más felices que nuestros antepasados".

Políticas adecuadas

"La felicidad se puede medir, y por ello se tiene que intentar establecer políticas que contribuyan a aumentar el nivel de felicidad de nuestras sociedades", asevera el escritor. Layard es asesor del Gobierno laborista británico y miembro de la Cámara de los Lores desde 2000. El autor explica cómo se mide la felicidad: "Primero, preguntando a la gente; después, con un electroencefalograma, una resonancia magnética por imagen y la tomografía de positrones, que permite medir la actividad eléctrica de las zonas del cerebro donde se experimentan los sentimientos positivos y negativos".

Layard señala que los siete grandes elementos para lograr ser feliz son "las relaciones familiares, la situación financiera, el trabajo, la comunidad y los amigos, la salud, la libertad personal y los valores personales o filosofía de vida". Richard Layard confiesa que es "un hombre afortunado y feliz, aunque no siempre".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de junio de 2005