Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manolo Valdés instala 21 'meninas' de bronce en los jardines del Palais Royal de París

Los jardines del Palais Royal puede que sean el espacio más bello y armonioso de París. Ahora y hasta el 20 de julio, 21 paseantes de bronce imaginados por el artista Manolo Valdés (Valencia, 1942) ocupan una avenida entre los árboles o forman un corro junto al estanque. Se trata de una serie de meninas o, dicho con más propiedad, de Infantas Margaritas y Reinas Marianas, que, en palabras del propio Valdés, "buscan ganarse amigos".

Situadas directamente sobre el suelo de arena -"las quería así, sin pedestal, accesibles, próximas, como un ejército amistoso de meninas", dice Valdés-, las esculturas de bronce son un encargo del Gobierno francés que luego se mostrarán en Zúrich y, a partir de octubre, en Oviedo. "Pero una de las meninas pasará a acoger a la gente que venga al Ministerio de Cultura", explicó Renaud Donadieu de Vabres, titular de la cartera.

En un primer momento, Manolo Valdés dudó sobre la conveniencia de crear esculturas bien diferenciadas entre ellas, pero luego "la lógica de la reiteración se me impuso porque es la que da sentido a mi obra, es la que hace que las imágenes existan en la memoria, que queden fijadas en ella".

En el acto de inauguración de la exposición, Valdés quiso agradecer "la eficacia y la elegancia del Gobierno francés, que ha resuelto todos los problemas legales y logísticos como si todo fuese muy sencillo, como si no hubieran tenido que enviar siete camiones a Madrid para poder transportar los 21 bronces".

Al mismo tiempo que la iconografía velazqueña se apodera del Palais Royal y convive con una arquitectura contemporánea del gran pintor sevillano, Valdés expone en el castillo de Chenonceau, cerca de Tours, 15 pinturas y cuatro esculturas de gran formato.

"Las telas están inspiradas en la obra de Matisse", dice Valdés, al tiempo que reconoce su "deuda con Francia, con un país del que cada vez que he venido, he sacado algo, he aprendido algo. Ya iba siendo hora de que fuese yo el que devolviese un poco de lo mucho que me han dado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de junio de 2005