Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno dará mayor capacidad a las autonomías para aumentar la presión fiscal

Los comunidades tendrán más poder para regular sus tramos de IRPF e impuestos especiales

El Gobierno se propone incrementar el poder de las comunidades autónomas para aumentar o reducir la presión fiscal sobre los ciudadanos, mediante la atribución de mayor capacidad normativa sobre los tramos del IRPF e impuestos especiales que controlan. Éste es uno de los ejes del nuevo modelo de financiación autonómica, cuyas líneas generales presentará el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la Conferencia de Presidentes autonómicos prevista para julio. El Gobierno pretende aumentar la autonomía fiscal de las comunidades porque "sin autonomía financiera no hay autonomía política", en palabras del ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla.

Los ministerios de Economía y Hacienda y de Administraciones Públicas vienen trabajando desde hace semanas, por encargo del presidente Zapatero, en un nuevo modelo de financiación autonómica, que revisará el modelo vigente, que data de finales del año 2001.

El objetivo principal de la reforma del modelo es que las comunidades autónomas cuenten con instrumentos propios para hacer frente a sus déficit financieros, sin acudir a las subvenciones del Estado.

"Con la subida de un solo punto del IRPF [Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas], las comunidades autónomas saldarían sus déficit sanitarios", señalan fuentes gubernamentales como ejemplo ilustrativo de las posibilidades de autofinanciación.

Dentro de esa política general de incremento de la autonomía fiscal de las comunidades, el Gobierno ya ha decidido aumentar la capacidad normativa (posibilidad de subir o bajar los impuestos) de las autonomías en los tramos que controlan del IRPF y de los impuestos especiales (alcohol, gasolina y tabaco). Las comunidades autónomas comparten con el Gobierno central el IRPF (el tramo autonómico supone el 33% del total) y los impuestos especiales (donde alcanza el 40%). En la misma dirección, el Gobierno se plantea conceder a las autonomías un mayor margen en las deducciones del IRPF.

El Ejecutivo pretende, asimismo, aumentar la capacidad de las comunidades autónomas sobre sus propios impuestos, así como adoptar una mayor flexibilidad ante la creación de impuestos autonómicos.

"En los últimos años, las comunidades autónomas han creado impuestos como el de medio ambiente (la denominada ecotasa) o algunos más particulares, como el de la Junta de Extremadura [gobernada por el socialista Juan Carlos Rodríguez Ibarra] sobre los depósitos bancarios. El Gobierno del Partido Popular recurrió al Tribunal Constitucional los impuestos autonómicos. En el nuevo modelo de financiación autonómica, flexibilizaremos la posición hacia dichos impuestos", según señalan fuentes gubernamentales.

El Gobierno pretende poner en valor su política de autonomía financiera para las comunidades que presentará Zapatero en la Conferencia de presidentes. "Este discurso no se ha hecho en los 25 años que lleva funcionando el Estado de las autonomías. Queremos que las comunidades autónomas tengan espacios fiscales propios y que se responsabilicen antes los ciudadanos. Con la reforma del modelo de financiación autonómica, si necesitan fondos tendrán instrumentos para disponer de ellos aumentando los impuestos", señala Jordi Sevilla.

El ministro de Administraciones Públicas insiste en que "va a terminar la política de las comunidades autónomas de reclamar al Estado subvenciones cada vez que tienen problemas de financiación".

"Lo que ya no tiene ningún sentido es que algunas comunidades autónomas reclamen subvenciones del Estado al mismo tiempo que rebajan sus impuestos", afirma Sevilla en alusión al Gobierno de la Comunidad de Madrid, que reclama dinero al Estado central para cubrir el déficit sanitario y reduce el impuesto de sucesiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de junio de 2005