Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Endesa admite que Caja Madrid tenga una vicepresidencia

El pulso entre la eléctrica y la caja queda para después de la junta

El presidente de Endesa, Manuel Pizarro, advirtió ayer a Caja Madrid (9% del capital) que su petición de tener un vicepresidente en la compañía tendrá que ser decidida por el consejo y no por la junta de accionistas que se celebra hoy. Pizarro, que considera "lógica" la petición de más poder por parte de la caja, aplaza así el pulso con la entidad que preside Miguel Blesa. Caja Madrid tendrá dos consejeros.

La pugna entre Pizarro y Blesa, aupados ambos a lo más alto del poder empresarial en época del Gobierno del PP, queda por el momento en tablas. Blesa, que solicitaba tres puestos en el consejo de la eléctrica, incluida una vicepresidencia, se tendrá que conformar, por el momento, con dos puestos: el suyo propio y el que ha conseguido para Alberto Recarte, asesor económico del Gobierno de José María Aznar y defensor de tesis económicas ultraliberales desde las tertulias de la cadena radiofónica de la Conferencia Episcopal, la Cope, y desde el periódico digital que él mismo preside y que edita Federico Jiménez Losantos, Libertad Digital.

El contrapeso de Pizarro al nombramiento de Recarte, con el visto bueno de La Caixa (5% de Endesa), ha sido Joan Rosell, presidente de la patronal catalana. Éste, amigo personal del presidente de Endesa, completa un consejo que hoy, si la junta de accionistas lo aprueba, reducirá el número de miembros de 15 a 14, todos menos los dos últimos, nombrados a partir de 1997.

Del consejo de Endesa, en el que figuran hombres de peso en los círculos económicos del PP (además del propio Blesa y Pizarro), como José Manuel Fernández Norniella, ex presidente de las Cámaras de Comercio y hombre próximo al ex ministro Rodrigo Rato, salen tres miembros que han completado el mandato de ocho años previsto en los estatutos de la empresa. Son Rafael Español, José Luis Oller y el ex presidente de Aldeasa, José Fernández Olano. De las tres vacantes, se cubren dos con los nombramientos, formalmente como externos-independientes de Recarte y de Rosell.

La posible designación de un vicepresidente (figura que ahora no existe en Endesa) será abordada por el consejo en un futuro. Por ahora, señaló Pizarro ayer en una conferencia de prensa, "no se ha tratado". El presidente de Endesa descartó cualquier lectura e influencia política en la pugna desatada en el seno de la eléctrica con Caja Madrid. "Desconozco que haya corrientes", explicó, "yo no estoy en ninguna".

Por el contrario, Pizarro hizo un análisis jurídico al explicar que, para poder contar con un consejero en Endesa, es necesario controlar el 7,6% de la eléctrica (Caja Madrid tiene el 9%), por lo que, según esta interpretación escrupulosa, necesitaría alcanzar el 14% para tener otro asiento en el máximo órgano de la eléctrica. Pizarro afirmó que con la decisión tomada el martes se crea "jurisprudencia" y "todo el mundo sabrá a qué atenerse" en un futuro.

Venta de Auna

Por otra parte, el consejero delegado de la eléctrica, Rafael Miranda, confirmó que Merrill Lynch, el banco de negocios que dirige la operación de venta de Auna (compañía de telecomunicaciones participada en un 32% por Endesa y con un valor en libros de 1.040 millones), ha recibido tres ofertas. Una por la sociedad en su conjunto, otra por la filial de cable, Auna Telecomunicaciones, y una última por la sociedad de telefonía fija, Amena.

Miranda dijo también que Endesa está haciendo sus deberes "a marchas forzadas" en Andalucía para evitar apagones, con un plan de inversiones en marcha por valor de más de 1.000 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de mayo de 2005