Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Aulas

Un equipo universitario de Huelva construye un robot basado en un prototipo de la Nasa

El grupo de investigación ha creado el brazo del Vanter y prevé completarlo a final de año

El grupo de investigación de Control y Robótica de la Escuela Politécnica Superior de la Rábida trabaja en la fabricación de un prototipo de robot partiendo del modelo que la Nasa envió a Marte para adquirir muestras en el planeta rojo. Ese prototipo, bautizado como Vanter (Vehículo autónomo no tripulado especializado en reconocimiento), es conocido como el pequeño rover onubense. El proyecto está dirigido por José Manuel Andújar, ingeniero químico y director del departamento de Ingeniería Electrónica de Sistemas Informáticos y Automática (Diesia) de la Universidad de Huelva; además forman parte del equipo los estudiantes Tomás de Jesús Mateo, que trabaja en su tesis doctoral, y Francisco José Aguilar, quien desarrolla el proyecto fin de carrera.

Vanter es un robot móvil dotado de un brazo manipulador que "tiene la posibilidad de variar su altura y su centro de gravedad para poder adaptarse al terreno gracias al sistema de suspensión activa rocker boggie (suspensión inteligente regulada de forma electrónica) que desarrolló para la Nasa el Jet Propulsión Laboratory del Instituto Tecnológico de California.

La única parte operativa actualmente es el brazo móvil "que ya está sirviendo de plataforma de prueba de metodologías de control remoto", afirmó Andújar. El equipo espera que el robot esté terminado a final de año para presentarlo en centros de investigación y empresas. "A partir de ahí se determinará si se trata solo de un prototipo de laboratorio o adquiere un fin comercial", precisó. "El brazo robótico está compuesto por tres segmentos articulados, hombro, codo y muñeca. Las articulaciones del Vanter pueden girar 360º, mucho más que un brazo humano", añadió Andújar.

La muñeca del brazo lleva conectada una pinza que permite recoger muestras sólidas y líquidas del suelo y almacenarlas en un compartimento. El robot completo tendrá seis ruedas, cuatro de ellas con tracción y posiciones independientes, lo que permite un desplazamiento complejo por el plano del suelo.

Según sus creadores, la utilidad de este robot es muy diversa, tanto en aplicaciones militares como civiles, para ámbito científico y empresarial. "Resultará muy útil para la inspección de determinadas obras porque puede trabajar en ambientes hostiles para el hombre como el reconocimiento interno de tuberías, túneles o ambientes nocivos", señaló.

Andújar explicó que el proyecto surgió por la idea de construir una plataforma para ensayar técnicas de control vías radio y satélite. "Nos pusimos a desarrollar ese equipo y al final nos planteamos un objetivo más ambicioso. Lo que nació como una maqueta para ensayar se ha convertido en un proyecto en sí mismo", precisó. El control remoto supone que "a través de la cámara que lleva incorporada, con conexión vía satélite o radio, podemos conocer que está pasando en el lugar en el que se encuentra el robot", dijo.

Vanter lleva incorporado un computador de pequeñas dimensiones pero con las mismas posibilidades que un PC de altas prestaciones y permite controlar el robot a distancia mediante señal de UHF o vía satélite. Además está dotado de sensores de temperatura, humedad e inclinación. "El vehículo lleva incorporadas dos cámaras, una panorámica de infrarrojos para visión en cualquier condición de visibilidad que le permite reconocer el entorno sobre el que está y trazar rutas de forma inteligente; así como otra de alta resolución para guiar las acciones de forma automática mediante técnicas de visión artificial", detalla el director del proyecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de mayo de 2005