Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
150 AÑOS DE 'TELECOS'

Más velocidad, al mismo precio, con ADSL

En los últimos meses los internautas que usan ADSL han recibido con gozo la duplicación de velocidad de su conexión a Internet sin aumento de precio. Las operadoras han concentrado sus esfuerzos comerciales en el aumento de la rapidez de descarga y, además, en nuevas ofertas de routers Wi-Fi y la inclusión de paquetes de llamadas telefónicas gratuitas.

Las atractivas propuestas comerciales no acaban nunca. Surgen nuevas modalidades a tiempo parcial y otras que controlan el volumen de datos descargados. Sin embargo, la auténtica reducción de tarifas planas está por llegar. Aún estamos lejos de la media europea. El internauta ya precisa una línea de alta velocidad: es una necesidad y no un capricho, ya no sólo para el ocio y la educación familiar, sino para el desarrollo económico de las empresas y del país.

No todo el mundo está de acuerdo en que se haya producido un incremento real de la velocidad. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) señaló en marzo que, a pesar de que todos los proveedores han duplicado la velocidad de sus conexiones desde que Telefónica recibió la autorización de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), la velocidad real de navegación no ha aumentado: las actuales conexiones a 512 Kbps consiguen los mismos resultados que obtuvieron las de 256 Kbps en el análisis de febrero de 2004, según la organización, aunque reconoce que sí se nota en la descarga de ficheros.

Hasta finales de abril se han instalado en España casi tres millones de líneas ADSL; de ellas, 227.000 son bucles desagregados de Telefónica. Entre septiembre de 2004 y marzo de 2005, el mercado español ha crecido el 33%, según Ya.com.

Más del 80% de las conexiones de banda ancha corresponden a zonas urbanas y sólo entre Madrid y Barcelona suman el 50%, según la Asociación de Internautas. "Si la falta de cobertura en la totalidad del territorio nacional es un gran handicap, no lo es menos el alto coste para el cliente español de este servicio cuyo precio medio está entorno a los 45 euros mensuales, mientras que un francés paga unos 25 euros; un británico, 29, y un alemán, 42", destaca el estudio de la Asociación de Internautas. "Ahora toca un cambio regulatorio importante. Lo lógico sería tener un ADSL de un mega por 20 euros al mes", reclama su presidente, Víctor Domingo.

Según Ya.com, "el número de conexiones de cable es una quinta parte que los de ADSL. En estos momentos existen otras alternativas tecnológicas de acceso a Internet, como el satélite o el PLC, cable eléctrico, pero son complementarias al ADSL".

El número de líneas ADSL ha crecido en más de un millón en el último año. "Telefónica acometió una primera duplicación de velocidad sin aumento de precio entre septiembre y noviembre del año pasado", recuerda Jesús Figueroa, director general de mercadotecnia de Telefónica.

Los megas de Jazztel y Wanadoo

"En este momento está a la espera de la autorización de la CMT para llevar a cabo una segunda duplicación, que se produciría previsiblemente a lo largo del verano", añade Figueroa. Sin embargo, algunos proveedores ya han puesto en marcha agresivas ofertas como Ya.com, Jazztel y Wanadoo. Este último ya ofrece un acceso básico a dos megas y Jazztel ha lanzado un servicio de cuatro megas sin modificar precios. "La velocidad será uno de los ejes en el futuro, a medida que se depliegue la red propia", afirma Juan Vindel, director de comunicación residencial de Wanadoo, empresa que como Ya.com invierte para desvincular los productos del servicio mayorista prestado por Telefónica. "Seguimos invirtiendo en la desagregación del bucle local. Esperamos que las condiciones regulatorias mejoren", dice Tele2.

"Si el regulador no dejase que el dominante hiciera lo que quiere con el servicio e impusiera reglas de igualdad para todos los operadores, las velocidades aumentarían aunque los precios se mantuvieran", considera Carlos Antolín, gerente de Ibercom.

Para Jazztel la clave es disponer de un ADSL a buen precio sin recortar funcionalidades. "Muchas de las ofertas que llaman la atención por estar por debajo de los 30 euros esconden trampa y letra pequeña: velocidades de 128, promociones temporales en precio o límites en la descarga", advierten en Jazztel.

Arrakis asegura que no hay una gran presión de los clientes para rebajar precios: "En los últimos meses estamos asistiendo a una estrategia de la confusión en el mercado de ADSL. Resulta prácticamente imposible comparar el precio de las ofertas". Respecto a la competencia con el cable, Rafael Toyas, director de ADSL de Arsys opina: "El ADSL ha demostrado que tiene importantes ventajas frente a otras tecnologías de acceso de banda ancha, ya que es una línea de datos independiente, sólo para datos y una única por usuario, lo que supone unas garantías técnicas que el cable no tiene".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 2005