Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Economía insta a los empresarios a competir por las ayudas europeas para I+D+i

Vegara anticipa que la revisión al alza del PIB beneficia a las regiones con más inmigración

David Vegara, secretario de Estado de Economía, instó ayer a los empresarios valencianos a elaborar buenos proyectos de Investigación y Desarrollo para competir por las ayudas europeas antes que requerir a subvenciones a Bruselas para afrontar los problemas laborales derivados de la globalización económica. Vegara recordó que España obtuvo "entre el 4% y el 5% de los fondos europeos para I+D" previstos en el último programa marco cuando la economía española representa en torno al 8% del conjunto de la Unión Europea.

El secretario de Estado de Economía acudió a la Cámara de Comercio de Valencia para presentar las medidas adoptadas por el Gobierno central para auspiciar la competitividad de las empresas y la productividad de los trabajadores.

Vegara arrancó con una serie de datos macroeconómicos. La economía mundial creció por encima del 5% en 2004, el mayor crecimiento en los últimos treinta años, arrastrada por Estados Unidos (4,5%) y China (10%). España creció en torno al 2,7% aunque el INE ha revisado al alza los datos de evolución del PIB desde 2000 como resultado de la incorporación de nueva población activa, que Vegara cifró en 964.000 en los últimos cinco años. Las regiones con mayor inmigración, como la Comunidad Valenciana, se verán más beneficiadas por los nuevos datos que el INE tiene previsto anunciar esta misma semana.

El secretario de Estado apuntó tres datos que soportan una perspectiva optimista en el futuro inmediato: "La expansión del empleo ha sido muy vigorosa"; "la inversión en bienes de equipo creció un 11% en 2004 y la inversión, hoy, es riqueza mañana"; y "las exportaciones españolas crecieron sólo por debajo de Alemania" entre los países de la Unión Europea.

En el lado negativo, Vegara apuntó que el alza del precio del petróleo "ha supuesto una caída de medio punto del PIB" y que "las necesidades de financiación alcanzan el 4,2% del PIB", un porcentaje que sitúa el déficit por cuenta corriente en la tasa más alta desde 1995.

La importancia económica de los tres factores externos "tiende a atemperarse" y está a la base de las medidas para dinamizar la productividad.

El detalle del calendario previsto para desarrollar las medidas previstas por el Gobierno dio paso a un breve coloquio.

Al hilo de la reciente sugerencia formulada por Antoni Brufau, presidente del Círculo de Economía de Barcelona, sobre la posibilidad de destinar las subvenciones agrícolas de la UE a fomentar la recolocación de trabajadores afectados por la deslocalización industrial en toda Europa, un empresario preguntó a Vegara si "no podría destinarse a recolocar trabajadores de sectores como el calzado o el textil la mitad del euro diario que cobra cada vaca europea".

El secretario de Estado recordó que la Política Agraria Común (PAC) se pacta por el conjunto de los estados miembros de la UE e instó a los empresarios a competir por los fondos europeos para I+D en lugar de pedir subvenciones.

También hubo una alusión a los riesgos que entraña la incorporación a la UE de los diez países de la ampliación. "Un trabajador polaco cobra la mitad que un español y los costes sociales para el empresario son una tercera parte, ¿cómo podemos ser más competitivos?"

Vegara recordó que la productividad se estima a partir de los costes laborales y el coste de cada unidad de producto: "Un trabajador francés es más caro que uno rumano, pero el producto de su trabajo sigue siendo mucho más valioso". Además, el secretario de Estado, pidió a los empresarios "un poco de perspectiva". "Es muy posible que en la Cámara de Comercio de Bonn se desarrollara en 1985 un debate muy parecido a este sobre los efectos de la incorporación de España, Portugal y Grecia a la UE", sugirió Vegara, "la transformación de España ha sido tremenda, fabulosa, desde entonces, pero Alemania no se ha resentido". El secretario de Estado destacó, además, la "capacidad de adaptación de la economía española".

José Vicente González, presidente de la Confederación Empresarial Valenciana, expresó su preocupación por el escaso recurso de las pymes, "que aquí son muy pymes", a la financiación a través de fondos de capital riesgo. Vegara concedió que "el fenómeno es novedoso" pero recordó que "su tratamiento fiscal es muy atractivo".

En otro comentario, Vegara aludió a la "injusticia social" que entraña la escasa estabilidad del mercado laboral español, "un sinsentido económico" que merma "la inversión en capital humano". Pero trasladó el caso a la mesa que reúne a patronal, sindicatos y Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de mayo de 2005