Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento de Irán exige la continuidad del programa nuclear

La moción pone en peligro las negociación con tres países europeos

El Parlamento iraní exigió ayer al Gobierno que desarrolle los sistemas para obtener combustible nuclear, una iniciativa que cuenta con el rechazo contundente de Estados Unidos, que teme que Irán -que asegura que sus programas nucleares tienen fines pacíficos- se haga con bombas atómicas. La moción supone un nuevo obstáculo para las negociaciones que Francia, Reino Unido y Alemania sostienen con Teherán para que paralice definitivamente sus planes atómicos.

"La República Islámica de Irán está obligada a obtener tecnología nuclear (...) para generar 20.000 megavatios de electricidad", reza la moción, que fue aprobada por 188 de los 205 diputados presentes. Estados Unidos se opone con vehemencia a los planes atómicos de Irán y amenaza con llevar a este país al Consejo de Seguridad para imponerle sanciones, mientras Alemania, Francia y Reino Unido negocian con Teherán para que detenga sus programas nucleares. "Los europeos están intentando convertir la suspensión temporal en definitiva, que es lo que ahora ha rechazado el Parlamento", afirmó ayer el legislador Kazem Jalali. El ministro de Asuntos Exteriores, Hamid Reza Asefi, señaló que el Gobierno está obligado a hacer lo que ha decidido el Parlamento.

Fuentes diplomáticas en Viena, donde radica la sede del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), han comentado que los delegados iraníes y los de los tres países de la UE se reunirán probablemente el 23 y 24 de este mes para continuar las negociaciones. Los tres Estados europeos reclaman a Irán que abandone sus planes para enriquecer uranio -que consideran una cuestión de soberanía nacional- y que importe el combustible nuclear necesario para la generación de energía eléctrica.

Por otro lado, en las elecciones presidenciales que se celebrarán el 17 de junio se ha batido un récord: 1.010 candidatos, 89 mujeres entre ellos, aspiran a relevar a Mohamed Jatamí, una vez concluido el sábado el plazo para la presentación de candidaturas. En los comicios de 2001 compitieron 814 políticos.

Los aspirantes tienen ahora que pasar el filtro del Consejo de Guardianes de la Revolución, un organismo muy conservador que tiene capacidad para vetar las candidaturas en un plazo de días. Entre los favoritos para alzarse con el triunfo figura el ex presidente (1989-1997) Alí Akbar Hashemi Rafsanyani. También se cuentan entre los favoritos el alcalde de Teherán, Mahmud Ahmadinejad, y el ex jefe de la policía nacional Mohamed Baqer Qalibaf.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de mayo de 2005