El PP apoyará al candidato del PSE a presidir el Parlamento vasco

San Gil duda de la "voluntad" de López para ser alternativa al PNV

La presidenta del PP vasco, María San Gil, no se fía de Patxi López, pues cree que el candidato socialista a lehendakari no se ve "a sí mismo como representante del cambio, de alternativa" al PNV. Pese a ello y a sus reuniones con EHAK, que San Gil criticó ayer con dureza, al tiempo que suscribía "íntegramente" el discurso de Mariano Rajoy, el PP anunció que apoyará al candidato que el PSE presentará previsiblemente el lunes a la presidencia de la Cámara vasca. López informó ayer al presidente Zapatero de su ronda de conversaciones.

La cara de San Gil antes de la temprana entrevista que en la mañana de ayer mantuvo en la sede socialista de Bilbao con López reflejaba bien a las claras su "preocupación, alarma y desconcierto". Así definió posteriormente la propia San Gil lo que siente por el, en su opinión, descabellado giro en materia antiterrorista que ha realizado el Gobierno y por la decisión de López de sentar en los sillones que ayer ocuparon ambos a tres electas de EHAK, la formación parlamentaria que avala Batasuna.

San Gil, en cambio, sí dice creer en un cambio en Euskadi y quiere visualizarlo el lunes cuando los 75 parlamentarios vascos deban votar la composición de la Mesa que regirá los designios de la Cámara de Vitoria en esta octava legislatura. San Gil anunció tras su entrevista con López, que duró 90 minutos, que apoyará al candidato socialista a la presidencia del Legislativo, sea quien sea. Populares y PSE coinciden en este punto con EHAK en su rechazo sin fisuras al candidato peneuvista a repetir en ese cargo y ex consejero de Interior, Juan María Atutxa.

López, tras su entrevista por la tarde con José Luis Rodríguez Zapatero en La Moncloa, atribuyó la acritud de San Gil al resultado del debate sobre el estado de la nación. López defendió ante San Gil que generar expectativas de paz "no es dar balones de oxígeno a ETA" y reformar el Estatuto para "buscar un punto de encuentro en el País Vasco, no es dar balones de oxígeno a los nacionalistas".

Coincidió con Zapatero, al que felicitó por su participación en el debate sobre el estado de la nación, en el análisis de la situación en Euskadi, tras las elecciones de abril. "En Euskadi se ha abierto una nueva etapa. Se ha acabado la etapa de los planes personales que dividían a los vascos y ha llegado el momento del entendimiento", dijo el líder del PSE. En La Moncloa informó también de que explicó a San Gil sus tres pilares básicos de actuación: política de pacificación, reforma del Estatuto y nuevo "punto de encuentro" y políticas progresistas para "la Euskadi real que tiene problemas".

El presidente del PNV, Josu Jon Imaz, reiteró ayer que Atutxa es el único candidato de su formación. Pese a los contactos que se puedan suceder este fin de semana entre los partidos, todo hace pensar que el PNV mantendrá a Atutxa, acusado de desobediencia por negarse a disolver Sozialista Abertzaleak, el grupo parlamentario de la ilegalizada Batasuna, hasta el lunes.

Los socialistas mantienen la incógnita sobre su candidato hasta el último momento, esperando un movimiento del PNV que posibilite un acuerdo de consenso entre el mayor número de partidos, en el que EHAK sería el gran perjudicado. En cualquier caso, si el lunes se escenifica en la votación para presidente un empate a 33 entre los constitucionalistas (PP y PSE) y el resto de formaciones sin EHAK, es más que probable que algún partido o la propia presidenta de la Mesa de Edad pida a los servicios jurídicos de la Cámara un dictamen para ver cómo se puede desbloquear la situación ante el vacío legal en el Reglamento de la Cámara, que no prevé la posibilidad de un empate en las votaciones para la presidencia.

Ello o que surja alguna sorpresa de última hora, algo que no es descartable en el Parlamento vasco a tenor de lo que ha sucedido en las ajustadas votaciones de la pasada legislatura. Todas las incógnitas se desvelarán el lunes.

Mientras tanto, San Gil no quiso especificar si tras la reunión su apoyo a López para la investidura de junio estaba más cerca o más lejos. De momento, la presidenta del PP vasco destacó que López no le pidiese expresamente su voto para ser lehendakari, desconocedora tal vez de que el Comité Nacional del PSE aprobó impulsar la candidatura de López y mandató a su candidato para abrir una ronda de contactos para "explicar" su "propuesta de Gobierno".

Es ahí precisamente donde ambos partidos chocan en lo que se refiere a la reforma del Estatuto. "No entiendo a qué está jugando el señor López", indicó San Gil, que criticó la entrevista que mantuvo López con EHAK y dijo que Zapatero se confunde al abrir un proceso de paz cuando "no hay un cambio en el mundo radical". "Al terrorismo se le vence, no se le convence".

El líder del PSE, Patxi López, con la presidenta del PP vasco, María San Gil, durante su reunión en Bilbao.
El líder del PSE, Patxi López, con la presidenta del PP vasco, María San Gil, durante su reunión en Bilbao.SANTOS CIRILO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción