_
_
_
_
Reportaje:

Ayuntamientos de contabilidad esquiva

Los municipios se escudan en una batería de excusas para justificar por qué no entregaron sus datos de 2002 a la Cámara de Cuentas

El 31% de los ayuntamientos andaluces (228 de los 770) no envió los datos necesarios para que la Cámara de Cuentas fiscalizase su estado contable en 2002. Una situación que se repite año a año, pese a que los plazos parecen cómodos. De hecho, la mayoría de los que sí lo entregaron ya lo hicieron fuera de plazo (sólo 113 municipios lo entregaron antes de noviembre de 2003, la fecha límite). La Cámara de Cuentas ofreció una prórroga, también habitual, que estiró hasta el primer trimestre de 2004, pero aún así tuvo que elaborar el informe sobre el sector público local (presentado esta semana) sin los datos de casi un tercio de los municipios. Éstas son las justificaciones de algunos de los gobiernos locales que, según la Cámara de Cuentas, no atendieron sus reclamos.

Más información
"Tiene que haber algún cambio en la legislación y en las actitudes"

- Cambio de gobierno. Las elecciones municipales fueron en 2003, por lo que muchas nuevas corporaciones responsabilizan al equipo municipal anterior. Es el caso del alcalde de Bollullos-Par del Condado (Huelva), Carlos Sánchez (PSOE), quien asegura que cuando llegó a la Alcaldía, "la contabilidad estaba parada en 2001". "Ha sido este equipo de gobierno quien ha puesto en marcha la actualización de la contabilidad dotando al departamento de más personal para realizar el trabajo", añade. Es también el caso de Andújar (Jaén), donde su alcalde, Jesús Estrella (PP), asegura que el equipo que él preside presentó hace cuatro meses las liquidaciones de los ejercicios de 2002 y 2003 y confía en hacer lo mismo "en breve" con la de 2004. El alcalde responsabiliza al anterior gobierno local (PSOE-IU) no sólo del retraso, sino también de una deuda municipal de 28,4 millones de euros que lleva al Estado a retener 120.000 euros todos los meses para compensarle la deuda con la Seguridad Social y con Hacienda. Algo parecido ocurre en Baeza (Jaén). Su alcalde, Javier Calvente (PP), también accedió al cargo hace dos años y elude cualquier responsabilidad al respecto. Sostiene que ya ha "normalizado" la situación: presentó la liquidación de 2003 y está a punto de hacer lo mismo con la de 2004.

Un argumento similar emplean en el Ayuntamiento de San Roque (Cádiz), que no liquidó en tiempo y forma las cuentas de 2002, porque según declara el concejal de Hacienda, el popular Juan Carlos Ruiz, "al llegar al gobierno en junio de 2003 las cuentas no se habían cerrado". "Las cuentas de 2002 se cerraron en 2004 y se enviaron aunque fuera de plazo", confirma el concejal, quien añade que la liquidación de 2003 está a punto de enviarse. Por último, el alcalde de Mojácar (Almería), Carlos Cervantes (Asamblea de Izquierdas), mantiene que "la anterior corporación presidida por Salvador Esparza [PP] tenía como costumbre no presentarlos". Cervantes afirma que desde que se hizo cargo del Ayuntamiento hay "orden de facilitar a la Cámara de Cuentas todo lo que solicite".

- Problemas informáticos. El Ayuntamiento de Lepe (Huelva), que gobiernan en coalición PP y PA, ha asegurado que el equipo de gobierno ha entregado el presupuesto, la cuenta general y la liquidación de 2002 "hace semanas", evidentemente fuera de plazo. El Ayuntamiento justifica el retraso con el argumento de que la modificación del sistema informático acometido en el Ayuntamiento "ha demorado el trabajo de los técnicos". Los ayuntamientos de Carmona y Tomares (Sevilla) aducen también "cambios en el sistema informático". Un portavoz del Ayuntamiento de Carmona (IU) asegura que el año pasado estrenaron un nuevo programa de gestión contable, lo que causó el retraso en todas las cuentas del gobierno municipal. La concejal de Hacienda de Tomares, Esther Márquez (PSOE), asegura por su parte que el Ayuntamiento se ha mudado recientemente de sede, lo que ha obligado a cambiar las aplicaciones informáticas.

- Asuntos personales. El Ayuntamiento de Palos de la Frontera (Huelva), del PP, ha achacado la tardanza en poner al día las cuentas al cambio de interventor llevado a cabo en el Ayuntamiento y a problemas personales del responsable de ejecutar este trabajo. El alcalde de Estepona (Málaga), Antonio Barrientos (PSOE), aduce que el interventor, Luis Ángel Alonso, estuvo de baja por depresión desde 2001, lo que provocó que el Ayuntamiento enviara a la Cámara de Cuentas la liquidación, pero no las cuentas generales. Hace sólo un par de semanas el interventor falleció en un accidente de tráfico, y el Ayuntamiento se mantiene a la espera de que llegue su sustituto para enviar las cuentas tanto del ejercicio de 2001 como de 2002, cuando gobernaba en coalición el PP con otros partidos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

- Olvido. El Ayuntamiento de Cazorla (8.000 habitantes), gobernado por el PSOE, ha reconocido que no se envió la liquidación del ejercicio de 2002 (sí se ha enviado la de 2003), aunque lo achaca a un simple "olvido" y a que "los papeles se traspapelaron" coincidiendo con el traslado de las dependencias municipales. El ejercicio de 2002 se saldó con un superávit de 763.000 euros y un remanente de tesorería de 1.053.000 euros a favor.

- Retrasos sin más. El Ayuntamiento de Almonte (Huelva), del PSOE, asegura que presentó hace más de un mes la cuenta general del ejercicio de 2002 y la de 2003 ante la Cámara de Cuentas de Andalucía. La concejal de Hacienda, María Bernabea Jimena, afirma que como prueba de ello figuran "los documentos del registro general de salida y de acuse de recibo del pasado día 5 de abril cuando se envió a la Cámara de Cuentas de Andalucía las cuentas del ejercicio de 2002 y de 2003". En el caso de 2002 llegan casi un año tarde. El alcalde de Luque (Córdoba) sostiene que las cuentas de su Ayuntamiento correspondientes a 2002 ya han sido enviadas a la Cámara de Cuentas. Pero Telesforo Flores (PSOE) también reconoce que se ha hecho fuera de plazo, por un "retraso administrativo". El Ayuntamiento de Utrera (Sevilla), dirigido por el PA, otro de los que no cumplió con el organismo fiscalizador, asegura que en el registro municipal figura que la documentación de 2002 se envió a la Cámara de Cuentas el 20 de enero de 2004, también casi un año fuera de plazo. En el caso de Arcos de la Frontera (Cádiz), los balances anuales no fueron presentados a tiempo. A pesar de las insistentes peticiones de los grupos de la oposición, ni el PP, que gobernaba en 2002, ni el PSOE, que gobierna desde el 2003 han ofrecido una justificación sobre el retraso, admitido por la alcaldesa, la socialista Pepa Caro.

Información elaborada por R. Rincón, G. Donaire, F. J. Román, C. Romaguera, L. Vallellano, C. López y M. Planelles.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_