Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Sueca inventa el fútbol alternativo

El Sueca United compagina sus partidos en Segunda Regional con la defensa del medio ambiente y la música independiente

En el fútbol no todo está inventado. Así al menos lo defienden 17 chicos de entre 18 y 34 años, la mayoría de Sueca, aunque también de Cullera y Valencia, que hace cuatro años fundaron un club pionero por su particular filosofía. Se llama Sueca United Fútbol Club, juega en el grupo noveno de la Segunda Regional y compagina sus partidos con la defensa del medio ambiente y la cultura, sobre todo la música independiente de grupos ingleses.

El modelo del Sueca United es único. Los jugadores no ganan nada ni cobran entrada para sus encuentros, y no hay entrenador, de modo que es el capitán, Pau Codina, el que hace de técnico, encargado de la "parte psicológica" y portavoz. "Reinventamos el fútbol", asegura Codina, que estudia el curso de entrenador, "pretendemos romper la inercia, hacer fútbol por y para el pueblo, aunque la gente no lo entiende. Es como hacer teatro sin dinero. Es la parte alternativa. Si había cine, música y teatro alternativos, ahora lo hacemos en el fútbol".

El patrón del Sueca United, llamado así por su identificación con Inglaterra, es el de grupos de Manchester como The Stone Roses, The Charlatans, James y Happy Mondays, y también Echo & The Bunnymen, de Liverpool. "Queremos hacer lo que hicieron ellos, pero en el fútbol, que triunfe al fútbol sin dinero", afirma Codina. Y tienen también la idea de formar un grupo de pop-rock.

El medio ambiente es el otro pilar del United. La entidad integra la plataforma Xúquer viu, en contra de la degradación del río, y prepara un manifiesto ambiental con su ideario: la ciudad "para el ser humano y no para los coches, como en las localidades pequeñas y medianas"; la edificación, en horizontal; la proliferación de zonas verdes por ley, según un "plan verde"; y, en Sueca, el soterramiento de las vías del tren y la conversión en peatonales de varias calles.

El club recibe una subvención de 1.500 euros del Ayuntamiento de Sueca, una ayuda "muy pequeña" en comparación a los 9.000 del equipo de fútbol sala, algo que consideran "un agravio comparativo durante cuatro años". El Sueca United pretende "no depender de nadie" y tener un modelo aficionado de gestión. Es su idea del indiefútbol, el fútbol independiente, un modelo que pretenden exportar a más clubes para reivindicar que "en el fútbol hay cultura". "El nivel técnico no nos importa. Tenemos una labor social, que es introducir en el deporte a gente que pueda estar discriminada", explica Codina.

Entre los proyectos de futuro está la propuesta a la Federación Valenciana de Fútbol de crear una liga de equipos independientes. El resultado es lo de menos, como demuestra que es último de su Liga y que en cuatro años sólo han ganado dos partidos: un 3-0 al Alfarp en febrero de 2003 y un 3-1 al Atlético Sueca el pasado abril. Eso sí, cuentan con un gran atractivo para la afición, sobre todo fuera de casa -se entrenan en Albalat y juegan en El Perelló-. "Es un acontecimiento jugar contra nosotros, todo son enhorabuenas", dice Pau Codina. Claro que reciben a los árbitros "más inexpertos", porque nunca protestan. Hasta le dieron un diploma a un colegiado. "Fastidia un poco, pero el resultado da igual", añade el capitán. Como recompensa, la federación les entregó la Copa Deportividad en 2003.

El próximo sábado, el Sueca United vivirá otro día especial. Recibe a un equipo inglés de Manchester, el Flames, en el trofeo Madchester Sound. Otra oportunidad para reivindicar la unión del fútbol, el medio ambiente y la cultura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de mayo de 2005