Primera fotografía de un planeta situado fuera del sistema solar

El objeto está a 200 años luz en la constelación Hydra

Un equipo internacional de astrónomos ha confirmado la obtención de la primera fotografía directa de un planeta fuera del sistema solar. El objeto tiene aproximadamente cinco veces la masa de Júpiter y está a unos 200 años luz de la Tierra, en la constelación de Hydra. El equipo había encontrado el planeta el año pasado, pero no ha logrado demostrar hasta ahora que está realmente unido gravitacionalmente a una joven estrella fallida.

"Nuestro descubrimiento representa un primer paso hacia uno de los más importantes objetivos de la astrofísica moderna: caracterizar la estructura física y la composición química de planetas gigantes y, finalmente, otros similares a la Tierra", comenta Anne Marie Lagrange, científica del equipo internacional, en un comunicado del Observatorio Europeo Austral (ESO).

La identificación del planeta como tal ha sido posible gracias a los avanzados telescopios gigantes VLT, de ESO, en Chile, que disponen de un instrumento que compensa la distorsión que produce la atmósfera terrestre en la luz que llega de los astros.

La confirmación del planeta fotografiado -en infrarrojo- supone un gran triunfo en la apretada carrera entre grupos de astrónomos dedicados a buscar planetas extrasolares. Aunque ya se han detectado unos 150, prácticamente todos por métodos indirectos, desde que Michel Mayor y Didier Queloz (Observatorio de Ginebra) encontraran el primero en 1995, hasta ahora no se tenía certeza de que algunas de las fotografías candidatas fueran realmente de un planeta en órbita de otro cuerpo celeste.

El último candidato a ganar esta carrera se presentó este mismo mes, cuando un equipo de astrónomos, que también trabaja con el VLT, informó de que tenía una imagen de un pequeño cuerpo unido gravitacionalmente a una estrella [ver EL PAIS, 13 de abril]. Pero los científicos reconocían que no podían asegurar que el pequeño cuerpo fuera un planeta porque también podía ser una enana marrón, un astro demasiado ligero para encenderse como estrella, pero más masivo que el límite de 13 veces la masa de Júpiter definido como frontera por debajo de la cual un cuerpo así sería un planeta.

Moléculas de agua

El grupo de Gael Chauvin (ESO), Benjamin Zuckerman (Universidad de California en los Ángeles, EE UU) y Lagrange (Observatorio de Grenoble, Francia), junto con sus colaboradores, tenía el problema contrario en su trabajo de investigación. Ellos habían visto hace un año, también con el VLT, una enana marrón con un objeto más pequeño y más oscuro aparentemente a su lado. Observaciones posteriores mostraron que el objeto menor (denominado 2M1207b) era cien veces menos luminoso que la enana marrón (2M1207A) y que los análisis de su luz indicaban una significativa presencia moléculas de agua, por lo que debía ser bastante frío. Confirmaron sus observaciones con el telescopio espacial Hubble, pero no lograron una respuesta definitiva, al no poder aún de demostrar que ambos cuerpos estaban unidos gravitacionalmente. Con los datos de entonces, el objeto poco luminoso podía ser un astro más lejano que en las imágenes aparecía junto a 2M1207A.

Ahora, han logrado demostrar con precisión que ambos objetos se mueven a la vez en el cielo, que no cambia la posición relativa entre ambos, que están unidos gravitacionalmente. La distancia que los separa es aproximadamente 55 veces la distancia entre la Tierra y el Sol, o casi el doble que Neptuno de la estrella.

"Nuestras nuevas imágenes muestran convincentemente que esto realmente es un planeta, el primero que se ha fotografiado jamás fuera de nuestro Sistema solar", dice Chauvin. "Los dos objetos -el planeta gigante y la joven enana marrón- se están moviendo juntos; los hemos observado durante un año, y las nuevas imágenes confirman nuestro hallazgo de 2004", explica Zuckerman.

El artículo en que los científicos explican detalladamente su trabajo y el hallazgo ha sido aceptado para su publicación en la revista Astronomy and Asrophysics. El ESO informa que el mismo equipo tiene ya aceptado otro artículo en la misma revista sobre el hallazgo, mediante imágenes también, de un pequeño cuerpo compañero de la estrella AB Pictoris, situada a unos 150 años luz de la Tierra. En este caso el pequeño cuerpo tiene entre 13 y 14 veces la masa de Júpiter, es decir, justo en la frontera entre planeta masivo y una enana marrón.

Los investigadores dicen que el camino emprendido en búsqueda y reconocimiento de planetas fuera del sistema solar conduce al hallazgo de planetas del tamaño de la Tierra. Pero saben que ese triunfo está lejos, que con la tecnología actual no pueden ver cuerpos como nuestro mundo. Tardarán por lo menos diez años en tener un telescopio capaz de hacerlo.

Primera fotografía de un planeta extrasolar (izquierda) en órbita de un astro (centro), separados por 55 veces la distancia de la Tierra al Sol (UA).
Primera fotografía de un planeta extrasolar (izquierda) en órbita de un astro (centro), separados por 55 veces la distancia de la Tierra al Sol (UA).ESO

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 29 de abril de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50