Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inmigración crece el 30% en Lleida y se estanca en Barcelona

El incremento de la población inmigrante se ha estancado en Barcelona y su área metropolitana, mientras que se ha disparado en otras zonas de Cataluña, muy especialmente en la provincia de Lleida. Según cifras que se desprenden del padrón de los municipios y que ayer fueron reveladas por el Departamento de Bienestar y Familia de la Generalitat, la población inmigrada en Lleida creció el 30,4% en 2004, un incremento que alcanzó casi el 40% en la capital de la provincia.

Tarragona y las tierras del Ebro también registraron incrementos considerables de la población inmigrante, del 18,9% y el 13,11%, respectivamente, mientras que en Girona el aumento fue del 11,7%. Estas tasas de crecimiento, aunque inferiores a la registrada en Lleida, superan a la de la provincia de Barcelona, que no alcanzó el 9%.

Las cifras ponen de manifiesto que Barcelona y su área metropolitana están cediendo terreno a las poblaciones de menor tamaño como polo de atracción de los extranjeros que se instalan en Cataluña, un fenómeno que el Departamento de Bienestar ha tenido en cuenta al redactar el Plan de Ciudadanía e Inmigración 2005-2008. La titular del departamento, Anna Simó, que ayer presentó el plan en el Parlament, destacó su "carácter territorial" y anunció la creación de órganos de participación entre la Generalitat y los ayuntamientos para gestionar los recursos de acogida e integración de los inmigrantes.

El plan, que para este año contará con un presupuesto de 69 millones de euros, prevé como prioritaria la acogida a los inmigrantes recién llegados, un objetivo que se realizará en estrecha colaboración con los ayuntamientos y que ha de garantizar a los extranjeros, mediante talleres formativos y material divulgativo, el conocimiento de la lengua y la cultura catalana, y del entorno laboral, como herramientas para facilitar su integración.

Igualdad de oportunidades

Garantizar la igualdad de oportunidades a los inmigrantes es otro de los objetivos que busca el plan presentado ayer. Así, entre otras medidas, se establece la necesidad de facilitar mayor información a estos colectivos sobre las convocatorias de ayuda de la Generalitat a las entidades o sobre ofertas de acceso laboral a los cuerpos loborales del Gobierno catalán, en especial al de los Mossos d'Esquadra.

El plan de Ciudadanía e Inmigración, que todavía no ha aprobado el Gobierno catalán, contiene programas de prevención y erradicación de las bandas juveniles, un fenómeno que ha crecido en paralelo al incremento de la inmigración procedente de países latinoamericanos. El objetivo de la Generalitat es trabajar sobre el terreno, con mediadores, trabajadores sociales de calle y dinamizadores deportivos. "Ésta es una nueva problemática sobre la que hasta ahora no se había hecho nada", dijo la la secretaria para Inmigración, Adela Ros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de abril de 2005