Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Formatos de capricho

El descenso en la venta de discos no impide que se sigan editando 'singles' de vinilo y otros soportes singulares

Aunque hoy día resulta raro encontrar en las tiendas un estante reservado al vinilo, pinchadiscos y coleccionistas, saben dónde hallarlos. Ferias y establecimientos especializados, como Power Records y Bolan en Bilbao, Bloody Mary en Irún, Beltza Records en San Sebastián, o Rara Avis en Vitoria, siguen reservando espacio a formatos diferentes al CD de larga duración y al DVD. Ello posibilita que se sigan editando unos pocos trabajos en vinilo, o compactos con sólo dos, tres o cuatro temas que vienen a suplir al viejo EP (extended play).

Algunos lanzamientos sirven de aperitivo, de avance con el que poner en alerta al comprador potencial ante la próxima salida de un álbum completo. Y muchas veces no se trata de simples adelantos, sino que se sirve acompañado de otros cortes inéditos cuya inclusión busca seducir a fans y coleccionistas. Ésta ha sido la fórmula escogida por el dúo pamplonés Souvenir que, semanas antes de poner en circulación su tercer álbum? Des équilibres, sacó a la venta Présage de l'hiver, un CD-EP completado con tres cortes exclusivos, incluida una versión de Boule de flipper, de Corynne Charby. "Parece que sacando un adelanto consigues captar el interés y que se preste un poco más de atención al disco largo", ha manifestado Patricia de la Fuente, cantante del dúo.

Son ediciones cortas impulsadas por el propio gusto de los artistas y editores

La donostiarra Teresa Iturrioz, ex bajista y letrista de Le Mans, también adelantó en febrero canciones de su nuevo proyecto, Single, en un CD-SG titulado Honey, presentado en formato digipak, que incluye dos canciones compuestas con Ibon Errazkin y una adaptación de Cabeza cuadrada, de Terry IV. Y los pamploneses El Columpio Asesino han editado ¡Ahah...!, un single en soporte digital que llega antes de la edición de su segundo álbum.

Otros lanzamientos singulares recogen sólo material inédito, lo que aumenta su atractivo. Es el caso del cuarteto bilbaíno The Boogie Punkers, que el pasado año, a modo de transición entre su estreno y un segundo álbum que está a punto de ver la luz, editó Do the instronova!, un vinilo de diez pulgadas compartido con The X-Ray Men.

Las entregas de Souvenir, Single y El Columpio Asesino las han editado los sellos madrileños Jabalina Música, Elefant Records y Astro Discos, respectivamente. Y la de los rockers The Boogie Punkers, el coruñés El Beasto Recordings, aunque varias compañías vascas acostumbran también a sorprender con ese tipo de productos al margen de demandas masivas. El pasado mes de octubre, por ejemplo, GP Records, de San Sebastián, publicó un doble single de vinilo con temas de los suecos The Sewergrooves y de los donostiarras Señor No, este año ha distribuido plásticos del grupo local Chico Boom y de Burning impulsados por la revista Ruta 66 y tiene en fábrica mil vinilos con el último elepé de los estadounidenses The DTs (Hard fixed).

Bang! Records, de Santurtzi, especializada en "el mejor high energy aussie y el swamp blues" ha hecho recientemente lo propio con elepés de los australianos The Yes-Men y sencillos de Rowland's Howard, The Devastations, The Powder Monkeys, The Flaming Stars y The Voyeurs. Asimismo, Brixton Records ha querido tener un detalle "con los junkies del vinilo" editando un single de los neoyorquinos David Hillyard & The Rocksteady 7. Y en breve pondrá en circulación un 12 pulgadas sencillo de Starlites y uno doble de Basque Dub Foundation.

Aunque se aprecie un renovado interés por el vinilo, sobre todo en el rock y el soul, son tiradas reducidas, normalmente de entre 300 y mil ejemplares, con las que simplemente se aspira a recuperar el dinero invertido. "Se trata de cubrir gastos, aunque también es otra manera de darle algo más atractivo al catálogo", reconoce José Luis García, de GP Records. En Bang! se enorgullecen de no tener "ningún interés mercantilista".

Y es que un disco original en vinilo de un artista de relumbrón puede tener cierta cotización en círculos especializados, pero hacerse con un nuevo lanzamiento no exige un desembolso desorbitado. El precio de los singles, tanto en soporte digital como en vinilo, ronda los cinco euros. Y los 12 pulgadas de vinilo lucen un precio entre 10 y 12 euros. En muchas ocasiones, las ediciones obedecen a simples antojos. "Estos lanzamientos son un poco caprichos de los propios grupos, y míos también, que soy un enamorado del vinilo", ratifica el responsable de GP Records. "No vivimos de la música, así que sacamos lo que nos apetecería encontrar en las tiendas", apunta, por su parte, María Iturrarte, de Bang!.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de abril de 2005