EN BUSCA DE UN PAPA

El camarlengo destruye el anillo y el sello del Papa

El anillo del pescador, símbolo del poder pontificio, y el sello de plomo de Juan Pablo II han sido destruidos por el cardenal camarlengo, Eduardo Martínez Somalo, tal y como está previsto en la Constitución Apostólica.

Así lo anunció ayer el portavoz vaticano, Joaquín Navarro-Valls, que no precisó cuándo se llevó a cabo la "anulación" de dichos objetos, a la que asistieron todos los cardenales reunidos en Roma. El anillo de oro y el sello se usaban tradicionalmente para sellar con cera los documentos papales: el anillo, para los privados, y el sello, para los públicos. Su destrucción, además de simbolizar el fin de un papado, tenía una finalidad práctica: evitar que alguien poco escrupuloso pudiera usarlos para falsificar escritos papales.

Más información
Los cardenales buscan un candidato continuista, pero innovador en doctrina moral

En la actualidad, el anillo y el sello tienen un uso más ceremonial y simbólico. Los fieles muestran su respeto al pontífice besando el anillo, que lleva grabados su nombre y un relieve del apóstol Pedro.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS