Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Chipre quiere pasar página

La UE se prepara para mediar en la reunificación de la isla tras la salida del turcochipriota Denktas

No más de 150.000 turcochipriotas están llamados a votar mañana por cuarta vez en 16 meses en un país inexistente, aunque ocupado por 35.000 soldados de Turquía. Si, como predicen los sondeos, se confirma una vez más en las urnas su mayoritaria voluntad de reunificación con la comunidad grecochipriota de la isla, 70 millones de turcos empezarán a ver despejado el camino de sus negociaciones con Bruselas. El previsible nuevo presidente, el primer ministro, Mehmet Alí Talat, representa a una generación que quiere derribar las alambradas de la línea verde que divide Chipre desde hace 30 años, tras la intervención militar turca en el norte de la isla, y transformada tras la última ampliación de la UE en el último muro de Europa. "Los turcochipriotas queremos una solución al problema. Éste es el mensaje que debemos enviar al mundo con nuestro voto", reiteraba anoche Talat en un multitudinario mitin de cierre de campaña en Nicosia.

El problema se llamaba Denktas, Rauf Denktas. Baba (papá) Denktas -también conocido por sucesivas generaciones de funcionaros de la ONU como "Mister Intransigente"- ha renunciado a los 81 años a disputar un séptimo mandato consecutivo en el norte de Chipre. Ayer se despidió de sus compatriotas con un "testamento político" publicado por el diario turco Milliyet, en el que repetía su tesis tradicional: "Sólo la integración con Turquía salvaguarda los derechos de los turcochipriotas". El presidente saliente, un conservador que mantiene buenas relaciones con la cúpula de las Fuerzas Armadas y con el nacionalismo kemalista de Turquía, niega también su jubilación política y afirma que proyecta encabezar la oposición al "entreguismo" del socialdemócrata Talat, a su vez respaldado por el Gobierno del primer ministro turco, el islamista Recep Tayyip Erdogan, y por la mayoría de las cancillerías europeas.

A punto de cumplir los 53 años, el ingeniero electrónico Talat ha anunciado en la campaña electoral que su primera decisión será reclamar al secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, que reanude su mediación en Chipre. Entre el territorio turcochipriota del norte bajo ocupación militar turca (algo más pequeño que Navarra y que representa un tercio de la superficie de la isla) y el sur grecochipriota, cuyo Gobierno es el único internacionalmente reconocido, se interponen patrullas de los cascos azules de la ONU. El fracaso, del que se cumple ahora un año, del referéndum sobre la reunificación de la isla en el sur contrastó con el éxito del el norte, con un 65% de los sufragios, un porcentaje cercano al 60% que los sondeos asignan a Talat en las presidenciales de mañana.

El presidente turcochipriota es, a los ojos de Naciones Unidas, el negociador único y el representante oficial de su comunidad: un protagonismo del que Denktas ha gozado en solitario durante tres decenios. La implicación de Bruselas en el proceso ha ganado peso tras la incorporación, el año pasado, de la República de Chipre, como reconocía su presidente, Tassos Papadopoulos, en la prensa grecochipriota de ayer. El presidente de la Comisión, José Manuel Durão Barroso, acaba de designar al primer asesor especial para Chipre dentro de la UE. Se trata del diplomático finlandés Jaakko Blomberg, que ha sido embajador de su país en Nicosia.

Pero la prensa grecochipriota destaca aún más la invitación que el primer ministro británico, Tony Blair, ha cursado a Papadopoulos para analizar en Londres la reactivación del proceso de reunificación de la isla. La antigua potencia colonial mantiene bases militares de soberanía en la isla tras la independencia y tiene un gran peso en su economía. El Reino Unido, que ejercerá la presidencia de la UE durante el segundo semestre de este año, tampoco oculta su apoyo a la integración turca en Europa. Precisamente, el próximo 3 de octubre está previsto que se inicien las negociaciones de adhesión entre la Unión y el Gobierno de Ankara, que se ha comprometido a reconocer antes al Gobierno de la República de Chipre. Pero Turquía insiste en que no habrá tal reconocimiento si no se reanuda el proceso de reunificación de la isla. Por todo ello votan mañana los turcochipriotas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de abril de 2005