Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ex consejera de Quality Food que advirtió de las anomalías dice que informó a Osuna de un chantaje

La denunciante afirma que fue despedida por negarse a firmar unos ingresos falsos

La ex integrante del Consejo de Administración de Quality Food que advirtió de las supuestas irregularidades a la Zona Franca, propietaria de esta sociedad, asegura ahora que informó personalmente en agosto de 2002 de un chantaje. Según relató, el ex presidente de Quality Food Manuel García Gallardo la destituyó porque se negó a firmar un documento en el que admitía haber recibido más dinero que el que realmente ingresó. El ex delegado del recinto fiscal Miguel Osuna, según dijo la denunciante, no respondió. Un año y medio después envió las cartas de denuncia a Osuna y a la alcaldesa, Teófila Martínez,

Según denunció la militante del PP, de 51 años, fue chantajeada por García Gallardo, quien le condicionó su continuidad en la empresa a que firmara unos papeles en los que reconocía haber recibido una cantidad económica muy superior al dinero que realmente había percibido por impartir unos cursos de formación en esta empresa. Al negarse a firmarlos, García Gallardo la destituyó de inmediato, en agosto de 2002, como secretaria y consejera de esta empresa, siempre según la ex consejera.

Esta denunciante de las supuestas irregularidades, dijo que, tras comunicarle los hechos a Osuna en su propio despacho, éste le dijo que hablaría con García Gallardo. Sin embargo, la ex directiva de Quality Food afirma que no recibió ninguna contestación. Un año más tarde decidió enviar las cartas a Osuna y a Teófila Martínez.

El PP de Cádiz dijo el pasado jueves que la Zona Franca actuó de inmediato, en cuanto conoció las irregularidades denunciadas en las misivas, porque, a los tres meses, el recinto fiscal decidió adquirir la mayoría del accionariado de Quality Food para controlar esta sociedad. Sin embargo, la ex directiva aseguró ayer que Osuna conoció estas prácticas un año y medio antes de que actuase.

Añadió que, cuando denunció "el complejo entramado" de Quality, no podía ni imaginarse las irregularidades detectadas luego por la Abogacía del Estado.

Además, afirmó que, cuando dijo a Osuna que "no debía esconder la cabeza como los avestruces" o que "la obnubilación en la generación de empleo no debe acabar nublando el imperio de la ley y el derecho", se refería a los más de 300 contratos basura que tenían muchos trabajadores con la única premisa de que el PP de Cádiz pudiera publicitar una política rica en generación de empleo "que no era real porque sólo medio centenar o pocos empleados más disfrutaban de contratos dignos".

Informe a Martínez

Respecto a la gestión del también ex delegado Rodríguez de Castro, Martínez tuvo conocimiento a principios de 2000 de un informe de los cinco directores generales de la Zona Franca que cuestionaba su gestión. Denunciaron la existencia de contratos y operaciones "percibidos como no rentables"; avisaron de la falta "de un criterio homogéneo o una política de precios definida" y de la existencia de gastos "innecesarios y excesivos", así como la presentación de "duplicados o de difícil justificación en cuentas gestionadas directa y exclusivamente por la Delegación del Estado".

El diputado autonómico del PP por Cádiz Jorge Ramos Aznar se mostró convencido de que la estrategia de "acoso y derribo" del PSOE contra Martínez, y Osuna "resultará frustrada porque, finalmente, resplandecerá la verdad".

El consejero de Presidencia, Gaspar Zarrías, contestó: "De las triquiñuelas de todo tipo que se hacían en la Zona Franca tenían conocimiento la presidenta y los diferentes delegados del Estado en la etapa del PP".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de abril de 2005