Entrevista:MAX M. HOUCK | Científico forense

"La serie 'CSI' influye en las expectativas de los jurados en los juicios"

Casi cinco millones de personas ven en España por televisión cada semana la serie CSI, en la que los protagonistas policiales, sirviéndose de las armas de la ciencia, resuelven casos criminales que se archivarían bajo el sello de no resuelto en otras circunstancias. En muchos otros países la serie también alcanza un éxito arrollador, incluido EE UU, país de origen de CSI: Crime Science Investigation (CSI: investigación del escenario del crimen), donde se ha multiplicado el número de estudiantes de esta disciplina científica, explica Max M. Houck, director del Departamento de Ciencia Forense de la Universidad de West Virginia. ¿Pero, realmente existen ya esos procedimientos científicos a disposición de la policía? "Algunos si, otros no son realistas", dice Houck, que fue un destacado ponente de la sesión El efecto CSI: ciencia forense en la imaginación del público en la reunión de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, celebrada en Washington.

"Los guionistas intentan que sea realista, pero hay imprecisiones porque es una serie de entretenimiento, no un documental"
"El reconocimiento lumínico, un método químico para visualizar sangre, exige que haya oscuridad , no se puede hacer a plena luz diurna"

Pregunta: ¿Trabaja la policía como en CSI o hay elementos de ficción en las técnicas forenses que se presentan?

Respuesta: Sé que los guionistas de la serie intentan que sea realista, pero hay imprecisiones porque es un programa de entretenimiento, no un documental de ciencia, así que se toman licencias y, desde el punto de vista científico, no resulta muy fiable.

P. ¿Puede poner un ejemplo?

R. Una de las cosas menos realistas es el tiempo que tardan en hacer los análisis, por ejemplo de ADN. Lo hacen muy rápido, en una hora... y es un tipo de prueba que lleva tres o cuatro días. Son exigencias de tiempos del guión. O el reconocimiento lumínico, un método químico para visualizar sangre, que exige que haya mucha oscuridad porque lo que se ve es una fluorescencia, mientras que en CSI lo utilizan en la calle a plena luz del día: vaporizan y se ve cómo brillan los restos de sangre. Sencillamente no puede ser. Estas cosas están rotundamente mal en la serie.

P. ¿Y qué es más realista?

R. Por ejemplo, el uso de los microscopios, los protagonistas utilizan mucho la microscopía, que es algo básico en la ciencia forense. En un caso, unas uñas de dedos que en principio creían que eran de la misma persona, las analizan mediante microscopía y se dan cuenta de que son diferentes, que hay dos personas implicadas en el crimen. Cosas como esas son realistas.

P. En la serie se ven laboratorios muy modernos, con muchos expertos, ¿Es así realmente en la policía?

R. No, muy pocos laboratorios están dotados así en la realidad, ni de lejos, es una cuestión de financiación, del dinero que se gasta en el Estado en ellos. La gente cree que es corriente disponer de estos laboratorios relucientes con todos los instrumentos más avanzados, y no es así. Además, en la realidad el personal está sobresaturado de trabajo, con los casos que se acumulan...

P. ¿Diría que la base de CSI es realista, pero que exagera las posibilidades científicas actuales?

R. Sí, exacto. Las premisas básicas de la serie son muy correctas, y al entrar en los detalles, en muchos casos, se exagera para dar fuerza a la serie.

P. La serie se ve en muchos países. ¿Por ejemplo en Europa, los métodos de la ciencia forense son similares a los de EEUU?

R. Sí, los métodos forenses son científicos y uniformes en todo el mundo. Luego puede haber alguna variación por el tipo de instrumentos que se usen o por el tipo de muestras que más se manejan. En Europa, por ejemplo, la ropa suele contener mucha más lana que en EEUU y en los análisis hay que adaptarse a esas particularidades y contar con que habrá más lana que poliéster en las fibras de vestir.

P. ¿Qué impacto tiene para una disciplina científica el hecho de protagonizar una serie de televisión tan popular?

R. Tiene efectos positivos y negativos a la vez. Lo positivo es que la ciencia forense nunca ha sido tan visible como ahora. Eso hace que se conozca más la disciplina, lo que ayuda en muchos sentidos, por ejemplo, entran muchos más estudiantes en ella que antes. En cuanto a efectos negativos, afecta a cómo ven los jurados la ciencia e influye en sus expectativas en los juicios. En bastantes casos los jurados han sido críticos, sosteniendo que el laboratorio policial no ha hecho suficientes análisis; cuando los fiscales o los abogados explican que no se pueden hacer tales cosas... los miembros de los jurados responden que se hacen en CSI. Las expectativas excesivas pueden ser peligrosas. Repercute también en el modo en que los fiscales y los abogados defensores creen que CSI puede afectar a los jurados.

P. ¿La ciencia forense es tan concluyente, tan blanco o negro, como a veces parece en CSI?

R. La ciencia, toda ciencia, tiene gamas de grises, incluso en la física, en toda medida que tomas hay algún grado pequeño de error, y por eso se caracteriza estadísticamente el error. No creo que la gente sea plenamente consciente de las incertidumbres inherentes a la ciencia.

P. ¿Qué es gris en la ciencia forense?

R. Mi especialidad son las fibras, como las textiles. Pongamos su jersey: encuentro fibras en esta sala, las comparo con las de su jersey y son iguales, pero pueden ser del suyo o de otro, porque se habrán fabricado muchos jerseys como este. Pero usted es la única en esta sala que lleva uno así y si las fibras coinciden y analizo el resto de los jerseys y no coincide con ningún otro, es muy probable que sean del suyo; pero hay un cierto grado de incertidumbre, aunque muy pequeño.

P. Pero a lo mejor las fibras llevan células de mi piel.

R. ¡Ah! Si hay más pruebas.... Pero son los miembros del jurado quienes deciden. Yo les digo, con todos los análisis químicos y microscópicos que hago, que la fibra tiene las mismas características que las de su jersey, y son ellos los que tienen que interpretar si es el suyo o no.

P. Además de los análisis de ADN, ¿Qué otras técnicas destacaría?

R. Hay muchísimos avances recientes muy interesantes en espectroscopia, con sorprendente capacidad para identificar compuestos. Por ejemplo, en lugar de tomar una muestra y ponerla en un espectrómetro de masas y consumirla completamente en el análisis, ahora un láser quema una cantidad mínima del material, un par de micrones. Además, cada vez se pueden analizar muestras más pequeñas.

P. ¿Aprenden los criminales a ser cuidadosos para no dejar pruebas?

R. Intentan aprender, pero siempre que uno hace algo deja rastro de su actividad. Incluso cuando un criminal intenta ocultarse, deja evidencias: por ejemplo, sabe que puede haber cámaras que filmen su delito y se cubre la cara, pero quedan sus pelos en la máscara; puede afeitarse la cabeza, pero quedarán siempre partículas de su piel. O el delincuente evita chupar un sobre, pero usa uno autoadhesivo, y es peor, porque en la tira se pega todo. El criminal normalmente no es muy inteligente, no le suelen dar el premio Nobel por sus conocimientos científicos.

P. Y los jurados, ¿manejan correctamente la información que aporta la ciencia forense?

R. Los jurados y los abogados se están haciendo más cultos científicamente, comprenden las pruebas de ADN, los métodos avanzados de análisis químicos, etcétera. En general está mejorando su comprensión de la ciencia.

Max M. Houck, en Washington.
Max M. Houck, en Washington.A. R.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS