Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Vitaminas para la exportación

Plan de choque para recuperar ventas y enderezar un sector exterior que restó 1,6 puntos al crecimiento económico

El deterioro del sector exterior, calificado de "alarmante" por responsables del Gobierno, que en 2004 restó 1,6 puntos al crecimiento de la economía española (casi el doble que en 2003), unido a las demandas de los empresarios y los "toques de atención" recibidos desde la asesoría económica en Moncloa, han llevado al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio a diseñar un plan de choque para recuperar la competitividad. Un paquete de medidas que insiste en los grandes objetivos de diversificación de los mercados de exportación, incorporación de nuevos sectores a la actividad exportadora, promoción de las inversiones exteriores y mejora de la calidad y la tecnología de nuestros bienes y servicios.

La propuesta estrella del plan es, según Montilla, la creación de una Sociedad Estatal de Promoción de las Inversiones Extranjeras en España

MÁS INFORMACIÓN

Hay coincidencia con los grandes objetivos que inspiraron planes de fomento de las exportaciones previos, pero también hay coincidencia en la falta de una dotación presupuestaria adicional para su cumplimiento, por lo que será necesario, una vez más, reajustar programas de inversión y prioridades.

Las actuaciones programadas, que el ministro José Montilla ha llevado al Parlamento, se dividen en tres grandes áreas: mejora de la competitividad, impulso a la internacionalización y mejora de la evolución de los factores que ayudan a compensar el déficit comercial. Esta última incluye la que Industria califica de su "propuesta estrella": la creación de una Sociedad Estatal de Promoción de las Inversiones Extranjeras en España. Esta sociedad, que estará operativa en un plazo máximo de seis meses, asumirá las funciones que hoy desempeña la Subdirección General de Inversiones Exteriores.

Con este nuevo organismo se pretende, en palabras del director general de Comercio Exterior, Alfredo Bonet, "dotar de mayor agilidad y operatividad a todas las actividades públicas relacionadas con la atracción de inversión extranjera en España, la consolidación de las ya existentes y la promoción de la inversión española en el exterior, con recursos humanos y presupuestarios muy superiores a los que hoy dispone la subdirección general de este Ministerio que viene desempeñando esta función".

Nuevos organismos

Como complemento a la creación de esta sociedad estatal, el Gobierno transformará también la Junta de Inversiones Exteriores en una Comisión Interministerial sobre Inversiones Exteriores y anuncia la constitución, para antes del verano, de una Comisión de Viajes del Estado con contenido económico y comercial y de un Consejo Interterritorial de Internacionalización, en el que estarán representadas todas las comunidades autónomas y cuya misión será lograr la máxima coordinación y cooperación entre las políticas y actividades que realizan las distintas instituciones con competencias en la promoción exterior.

Dentro de este bloque de mejora de los factores compensadores del déficit comercial el Gobierno estima indispensable la recuperación del turismo, para lo cual el ministro Montilla anunció que se están preparando medidas adicionales para "estimular la demanda turística internacional de España, bajo las directrices del Plan de Objetivos de Promoción Exterior" , la reforma de las tablas de amortización del Impuesto de Sociedades aplicables a las empresas del sector turístico y la equipación de nuevos canales de comercialización turística, instrumentada a través de SEGITUR y SEDITUR, las sociedades estatales encargadas de gestionar la información y la innovación en el turismo.

Respecto a las medidas específicas para mejorar la competitividad, el ministro ha confirmado la próxima creación de un Comité de Competitividad y de seis observatorios industriales para los sectores de automóvil, componentes de automoción, textil y confección, bienes de equipo, química y electrónica. Nuevos organismos que, con independencia de su eficacia, introducen más burocracia en el desarrollo de la actividad exterior. Avanza también actuaciones, aún sin concretar, para fomentar la cooperación entre las pymes e impulsar la sociedad de la información.

Se echan en falta, sin embargo, medidas fiscales, de legislación sobre precios o de mejora del tejido productivo, a pesar de que el propio Montilla atribuyó la negativa evolución del sector exterior al "importante aumento, desde 1996, de la brecha existente entre la productividad española y la del resto de la UE y Estados Unidos, el bajo crecimiento de los países de la zona euro, la fortaleza del euro y la subida de los precios del petróleo, a lo que se une el mayor crecimiento de nuestra demanda interna".

El bloque con mayor número de propuestas y también el de mayor concreción es el relativo a la internacionalización empresarial. En él destaca un Plan de Promoción para Sectores con Alto Contenido Tecnológico, en los que se incluyen las empresas de energía, medio ambiente, infraestructuras e innovación, y que es, además, el único que incluye una dotación presupuestaria que Montilla fijó en 100 millones para los próximos tres años, "además de 50 millones en créditos FAD para este fin".

En relación con el Fondo de Ayuda al Desarrollo, que tiene una dotación presupuestaria de 520 millones anuales, los trabajos de la Secretaría de Estado de Comercio para reactivar el instrumento, que no detalló el ministro, se dirigen a buscar nuevas posibilidades de financiación, con garantías de primer orden distintas de la soberana y entre las que se incluirían entidades financieras y empresas privadas de reconocida solvencia. Esta reforma permitiría al FAD actuar con gobiernos regionales y locales, así como financiar proyectos público-privados.

Otro instrumento financiero que va a ser reformado es el seguro de crédito de CESCE. En este último, y aunque el ministro tampoco desveló el detalle, las mejoras se concretan en una ampliación de las coberturas del seguro de inversiones a supuestos que no se han contemplado tradicionalmente, como son los casos de terrorismo y los préstamos que las empresas españolas hacen a sus filiales en el extranjero. Asimismo, el Gobierno ampliará también el concepto de riesgo político.

Finalmente, en el capítulo de la logística, las propuestas avanzadas incluyen la creación de centros de negocios en el extranjero y la potenciación de la red de oficinas comerciales en el exterior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de abril de 2005