Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido cinco horas el abogado Piqué Vidal por blanqueo de dinero

La policía le vincula a una red de tráfico de drogas desarticulada hace días en Barcelona

Barcelona El abogado penalista Joan Piqué Vidal permaneció detenido durante más de cinco horas la noche del pasado lunes en la Jefatura Superior de Policía de Barcelona por su presunta vinculación con una red de blanqueo de capitales procedente del narcotráfico desarticulada el pasado 22 de marzo en la capital catalana. Los investigadores policiales consideran que el abogado podría haber asesorado a esa red a través de sociedades instrumentales.

La entrada y registro en el despacho de Piqué Vidal, situado en la avenida Diagonal de Barcelona, había sido cursada por el Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional como continuación de la llamada Operación Tacos, en la que fueron detenidas ocho personas -seis de nacionalidad mexicana y dos colombianos- y las fuerzas de seguridad intervinieron dos toneladas de cocaína ocultas en una nave de la localidad barcelonesa de Rubí. En los días previos a esta operación, ya se habían intervenido más de 6,5 millones de euros supuestamente procedentes del narcotráfico cuando iban a ser transportados a un vuelo privado a Canadá.

Fuentes de la investigación explicaron ayer que, como continuación de la Operación Tacos, la policía acudió al despacho de Piqué Vidal y solicitó una documentación de un cliente relacionada con los hechos. Esos documentos fueron entregados por el propio letrado, quien sobre las 19.45 fue requerido para que acudiese a declarar a la Jefatura Superior de Policía. Tras prestar declaración, el abogado abandonó las dependencias policiales sobre la una de la madrugada de ayer, martes.

Josep Piqué Hernández, hijo del abogado, negó ayer que su padre hubiese estado detenido, alegando que cuando abandonó la Jefatura de Policía lo hizo sin que se cursara ninguna diligencia de puesta en libertad. El hijo del letrado negó también cualquier relación de su padre con la citada red de blanqueo de capitales y precisó que la policía no le acusó de ningún delito. Con todo, Josep Piqué sí admitió que estuvo presente en su condición de letrado, junto a la también abogada del mismo despacho Mireia Astor, durante la declaración de su padre ante la policía.

Cohecho continuado

Piqué Vidal, de 71 años y que en su día defendió a Jordi Pujol en el caso Banca Catalana, fue condenado el pasado mes de enero por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña a siete años de prisión por un delito de cohecho continuado en el llamado caso Estevill. En esa misma sentencia se condenó al ex juez Luis Pascual Estevill a nueve años de cárcel por el mismo delito, cometido al orquestar un plan para que los empresarios a los que investigaba el juez y defendía el abogado en diferentes procedimientos no entrasen en prisión a cambio del pago de sumas millonarias de dinero. Esa sentencia está pendiente de que se resuelvan los recursos de las defensas ante el Tribunal Supremo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de abril de 2005