Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La radioterapia del cáncer de próstata favorece la aparición de un tumor rectal maligno

Los hombres que se someten a terapia de radiación para el cáncer de próstata tienen un 70% más de riesgo de desarrollar como efecto indeseado cáncer rectal en comparación con los hombres que optan por la cirugía para tratar el tumor prostático, según un estudio del Centro del Cáncer de la Universidad de Minnesota (EE UU) que se publica en Gastroenterology. El riesgo de cáncer de recto que tienen estos pacientes sometidos a radioterapia es similar al de que aquellos que tienen un historial familiar de la enfermedad.

Para la directora del estudio, Nancy Baxter, los resultados de la investigación indican que el tratamiento del cáncer de próstata debe cambiar. Baxter recomienda que la posibilidad de desarrollar cáncer rectal debería abordarse en la consulta entre médico y paciente cuando se consideraran los tratamientos individuales, así como una mayor supervisión de los pacientes con cáncer de próstata.

Los investigadores utilizaron datos procedentes de una encuesta nacional estadounidense para evaluar el efecto de la radiación en el desarrollo de cáncer en el recto. Más de 85.000 hombres, de edades comprendidas entre los 18 y los 80 años, se incluyeron en este estudio retrospectivo.Estos hombres fueron diagnosticados con cáncer de próstata entre enero de 1973 y diciembre de 1994. Un total de 30.552 hombres recibieron radiación, de los que 1.437 desarrollaron cáncer rectal.

Según los expertos, la terapia de radiación para el cáncer de próstata se ha asociado con un aumento en la tasa de malignidades pélvicas, particularmente con cáncer de vejiga. Los descubrimientos de este estudio sugieren que la radiación directa del recto aumenta el riesgo de desarrollar cáncer rectal, pero no afecta al riesgo de cáncer en otras partes del colon.

Baxter señala que, ya que los resultados del estudio están basados en hombres que fueron tratados de cáncer de próstata antes de 1995, el riesgo de desarrollar cáncer puede verse reducido por la evolución de las técnicas de radiación. Sin embargo, los investigadores dicen que incluso con la tecnología utilizada actualmente, algunas porciones del recto reciben todavía altas dosis de radiación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de abril de 2005