Elecciones en el PaísVasco

Ibarretxe destaca que el Papa supo perdonar a quien quiso asesinarle

La campaña vasca se detuvo ayer 24 horas para recordar al Papa. Los partidos, salvo Ezker Batua-IU y Aralar, suspendieron sus mítines y los candidatos realizaron declaraciones en las que entremezclaron palabras de alabanza a la obra de Juan Pablo II al frente de la Iglesia, sin olvidar algunas de las sombras de su pontificado, para arrimar su legado más o menos directamente a los postulados políticos que defiende cada candidato en esta campaña electoral.

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, fue el primero en lanzar su mensaje de condolencia a los católicos de todo el mundo. Tras asegurar que el pontífice, y su muerte, "no ha dejado indiferente a nadie, sea o no cristiano", el cabeza de lista de la coalición electoral PNV-EA recordó que fue el primer Papa víctima de un atentado terrorista. "Todos recordamos el perdón y el acto de reconciliación que tuvo con quien intentó asesinarle", señaló el lehendakari en tono grave. [El turco Alí Agca disparó contra el Papa el 13 de mayo de 1981, dejándole gravemente herido]. "Todos recordamos que también pidió perdón por actos injustos de la propia Iglesia, cuando ¡qué difícil resulta que pidamos perdón en esta vida! Fue un ejemplo de que la vida nos dignifica cuando pedimos perdón", dijo.

San Gil subraya la defensa que Juan Pablo II hizo de la pluralidad y la libertad, "valores que necesita Euskadi"
Todos los partidos vascos, salvo Ezker Batua y Aralar, suspendieron ayer sus actos de campaña en señal de duelo
López resalta el afán de vincular religión y paz, "entendiéndolo como una aldea global, no para dividir o enfrentar, sino para el encuentro"
Madrazo dice que la jerarquía eclesiástica tiene una "oportunidad única" para desempeñar un papel "más acorde con las demandas de la sociedad"
Más información
BLOC DE CAMPAÑA

Ibarretxe también quiso recordar su relación personal con el Papa -"cuando le conocí, me emocionó su calidad humana y la serenidad que transmitía", explicó- y el mensaje que transmitió al Pontífice sobre el País Vasco. "Le expliqué que estaba allí en nombre de un pueblo pequeño que está en un pequeño lugar de Europa, pero que también vive repartido por todo el mundo. Le dije que los vascos éramos un pueblo pacífico, amante del trabajo y de la paz, comprometido con la solidaridad y la justicia social, con la vida, con nuestra palabra y la dignidad a la que tienen derecho todas las personas, tengan la condición que tengan", aseguró.

No en vano, la relación de afecto de los vascos cristianos con el Pontífice hunde sus raíces hasta aquel 6 de noviembre de 1982, cuando Wojtyla celebró una multitudinaria misa en el santuario de Loiola, en tierras guipuzcoanas, ante unas 150.000 personas. Ese sábado le recibieron junto al helicóptero que le trasladó al santuario, cuna de la Compañía de Jesús, el entonces lehendakari, Carlos Garaikoetxea, y el obispo donostiarra José María Setién. Ayer, las iglesias vascas se llenaron de fieles compungidos.

La declaración del presidente vasco, que no permitió preguntas de los periodistas, estuvo plagada de referencias indirectas a la situación política vasca. También destacó del Papa "su continua lucha contra la violencia y las guerras y en favor de la paz en el mundo". Esa labor, según el lehendakari, tuvo su traslado al País Vasco "con el trabajo incesante que la Iglesia vasca realiza para conseguir la paz para Euskadi".

Mientras, en Vitoria, la candidata del PP, María San Gil, recordó que el Papa, al que describió como un "infatigable peregrino", denunció el terrorismo durante su estancia en Loiola, informa Pedro Gómez Damborenea. "La historia seguro que definirá a Juan Pablo II como un auténtico revolucionario de la libertad y un acérrimo valedor del respeto a la pluralidad, valores ambos de los que tan necesitada está nuestra sociedad vasca", indicó San Gil en su declaración sin preguntas. La candidata popular dijo que el Papa era un modelo a "imitar", "un luchador incansable", "comprometido, hasta el desaliento, en la defensa de la paz y la libertad". Así, pidió que el "clamor" de la denuncia del Papa "precipite la construcción de un país libre, plural y sin terrorismo".

San Gil se situó en un atril con un fondo de jóvenes populares en una escalera en el palacio Europa de Vitoria. El mitin anulado era precisamente un encuentro con los cachorros populares. "Queremos acompañar en su último viaje a este nómada incansable de rostro apacible, mirar sereno y convicciones profundas, cuyo apostolado y testimonio han sido transparentes hasta el atardecer de su vida", añadió. Luego, guardaron un minuto de silencio.

Los socialistas y Ezker Batua recordaron el carácter aconfesional de sus formaciones y del Estado español. Pero mientras el PSE-EE suspendió sus actos de campaña, que incluía un mitin en el Kursaal con José Luis Rodríguez Zapatero, el candidato de la federación de izquierdas, Javier Madrazo, mantuvo un mitin sectorial sobre la labor de su consejería en materia de Vivienda. Con todo, Madrazo lamentó el óbito de Juan Pablo II y trasladó su solidaridad a las personas vinculadas a la Iglesia y a los cristianos de base -sector del que él procede- que trabajan por un mundo mejor. Y subrayó que ahora la jerarquía eclesiástica tiene una "oportunidad única" para desempeñar un papel nuevo, "más acorde con las demandas de la sociedad y los propios cristianos".

Patxi López convocó a los periodistas en su cuartel general en Bilbao para mostrar sus condolencias a la comunidad católica vasca. El líder del PSE glosó la figura del Papa, destacó su "carisma" y su "perfil humano", aspectos que le han convertido en un líder espiritual mundial. Alabó su denuncia de las guerras, su defensa de la solidaridad internacional y de los pobres o la encíclica sobre el trabajo -en la que propugnaba que la economía fuera puesta al servicio de las personas-. Pero censuró sus planteamientos sobre los derechos de algunos colectivos (en alusión a los homosexuales, a los que López no citó). También destacó en la parte positiva "su afán por vincular la religión a la paz, entendiéndola como una aldea global no para enfrentar, sino para el encuentro y el entendimiento".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS