Erne protesta por las medidas impuestas a los agentes para acceder a Lakua

El acceso de los ertzainas en el ejercicio de sus funciones a las dependencias del Gobierno en el edificio de Lakua es de nuevo motivo de controversia entre las centrales sindicales y el Departamento de Interior. Sobre todo tras el último episodio ocurrido el pasado 9 de marzo en el que los responsables de seguridad de Lakua impidieron a cuatro agentes que actuaban como policía judicial entregar una citación urgente a una funcionaria del Departamento de Transportes del Ejecutivo autonómico por orden del juzgado numero 4 de lo Penal de la Audiencia Nacional.

Los hechos denunciados comenzaron a las 11 de la mañana cuando los cuatro policías intentaron acceder al interior del edificio gubernamental. Según fuentes del sindicato independiente Erne, la funcionaria tenía que presentarse al día siguiente a las 9 de la mañana en la Audiencia Nacional en calidad de imputada y los ertzainas tenían orden de localizar a la imputada y entregarle en mano la notificación para el día siguiente. El personal de seguridad privada indicó a los agentes que tenían que depositar las armas reglamentarias previamente en una especie de caja fuerte que hay en la entrada a Lakua para que quedara bajo su custodia, impidiéndoles el paso si se negaban.

"Ante el despropósito de la situación y para evitar un incidente mayor, los agentes comunicaron los hechos al responsable de la comisaría de Vitoria", según relataron fuentes del sindicato policial.

Depósito de armas

Poco después acudió a la entrada un oficial de la Ertzaintza -que no se identificó ante los policías, según el relato de los policías- y les comunicó que el depósito de las armas en el cajón era "una norma de obligado cumplimiento" y que en cualquier caso la persona que tenía que recibir la notificación urgente no se encontraba en esos momentos en su puesto de trabajo, algo que los agentes no pudieron comprobar por sí mismos. Según el relato de los policías, posteriormente abandonaron el lugar "por orden de sus superiores" e hicieron constar internamente la actuación.

No es la primera vez que este asunto enfrenta a los sindicatos con el Departamento de Interior. De hecho, en los consejos de Policía que se celebran en Lakua a los representantes sindicales, según explica Erne, se les obliga a dejar sus armas en una caja fuerte a la entrada "que no reúne los requisitos mínimos de seguridad" y que produce una "custodia por parte del personal de seguridad totalmente irregular según lo establecido en el reglamento de armas", explican. En cambio esta medida no se aplica, según han denunciado Erne y Comisiones Obreras, "lógicamente" a otros ertzainas que están encargados de la seguridad de las autoridades. La central independiente acusa al consejero de Interior de hacer dejación de su papel al haberles respondido que la responsabilidad de la seguridad recae en Vicepresidencia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS