Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:ENTRE 15 Y 30 EUROS

Especialidades en caza y 'foie-gras'

Desde el paseo de Gràcia con Diagonal, sólo hay que andar unos cuantos pasos para pene

trar en el corazón del barrio de Gràcia de Barcelona. Y en una de sus diminutas arterias, en la calle de Tordera, habita desde 1979 El Tossal, un bar y restaurante que regentan Inés Brito y su esposo, Joan Guardia, cocinero de profesión. Aquí, y más que nunca, las apariencias engañan. El local conserva la estética de los restaurantes de los años setenta, con mesas y sillas antiguas y grandes cristaleras. Nada de diseño, lujo ni sofisticación. Ni manteles nuevos, ni cristal ultrafino, ni cubiertos de plata. Más de uno se ha quedado en la puerta sin atreverse a cruzar el umbral. "Los que hace años que no vienen y vuelven al restaurante dan gracias a Dios porque todo sigue igual", dice Inés Brito. Aquí se viene a comer bien, sobre todo a probar las especialidades en caza y foie-gras.

EL TOSSAL

Calle de Tordera, 12. Barcelona.

Teléfono 934 57 63 82.

Cierra todos los fines de semana.

El ambiente es tranquilo, y el trato, agradable. El tiempo, dice un cliente, aquí pasa despacio.Con cabeza, la factura no alcanza los 30 euros. El Tossal cierra los fines de semana porque su patrón, Joan Guardia, se va de caza al Pirineo leridano. "Voy todos los fines de semana, aunque llueva", asegura con orgullo. La carta, variada, contiene buenas piezas, como, por ejemplo, un pastel de boletus (5,10 euros), jamón de pato (6,50 euros), civet de jabalí (8,50 euros), perdiz a la vinagreta (8,95 euros) y foie El Tossal (9,60 euros); sin olvidar el canguro, una de sus especialidades. Y de postre, crepes.

La clientela es fija, aunque siempre hay nuevas incorporaciones. "Se ha perdido el fondo de la cocina antigua en general", lamenta Guardia, que está a punto de preparar el desayuno. Hoy toca huevos fritos y sardinas. Mientras la industria estuvo presente en el barrio, el desayuno fuerte era una cita diaria y obligada entre los trabajadores. A quien le guste comer bien, le gustará El Tossal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de abril de 2005