Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nace el Musac, primer museo del presente

Los príncipes de Asturias inauguran en León el edificio y la colección de arte emergente

El Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León, Musac, es el primer centro dedicado al arte del presente, con obras de artistas emergentes del cambio de siglo. Los príncipes de Asturias, acompañados por el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, inauguraron ayer en León el edificio, proyectado por los arquitectos Emilio Tuñón y Luis Moreno Mansilla, y que ha sido financiado por la Junta de Castilla y León. La primera exposición, Emergencias, reúne obras de 53 artistas del primer catálogo de la colección, que en los últimos dos años se ha formado con 700 piezas de 153 autores. Dentro de 10 años estará formada una colección de museo que ofrecerá una visión del arte en el cambio de los siglos XX y XXI.

"El Musac no será un lugar elitista ni tampoco populista; tiene una vocación didáctica de enseñar y hacer comprender el arte de nuestro tiempo", declara el director del museo, Rafael Doctor (Calzada de Calatrava, Ciudad Real, 1966), en un equipo artístico donde figura Agustín Pérez Rubio como conservador jefe. Tras la inauguración oficial, el Musac (avenida de los Reyes Católicos, 24, www.musac.org.es) se presenta hoy a los medios y se abre al público.

La primera exposición la haces tú fue la invitación a los 150.000 habitantes de León para que ocuparan durante dos semanas, el pasado diciembre, el edificio vacío, antes de la colocación de las obras para la exposición Emergencias. Los 9.000 dibujos realizados forman un montón de dos metros de alto y los primeros papeles que tocaron las paredes del edificio de Tuñón y Moreno Mansilla, con una geometría compleja en planta y otro mosaico de cristales de 37 colores.

El edificio, con una inversión de 33 millones de euros por parte de la Junta de Castilla y León, tiene una superficie total de 3.400 metros cuadrados, organizada como una serie de seis bandas quebradas que dejan espacios vacíos para las salas y patios de exposición. Además de las cinco salas de exposiciones hay otra de proyectos, Laboratorio 987, de 180 metros cuadrados, y se podrán montar muestras al aire libre en los patios.

Moreno Mansilla, que con Tuñón acaban de presentar los proyectos para el Museo de las Colecciones Reales y el Museo de Cantabria, compara el Musac con un escenario o un tablero de juego. "El museo es como un escenario en una zona de ampliación de la ciudad, un urbanismo de hace 20 años que no tenía un espacio público. El edificio tiene una forma cóncava y hace de espacio público para la vida de la ciudad". A partir de esta idea decidieron "incluir el optimismo de los colores" en la fachada principal, con un mosaico a partir de la digitalización de un trozo de la vidriera El halconero, una de las más antiguas de la catedral (siglo XIII). "El proceso es atractivo, al buscar relaciones con la historia de la ciudad y vestirlas o transformarlas con el lenguaje de nuestra época. Los colores de la catedral como lugar público se trasladan con medios de nuestra época al museo, con un orden o desorden que sólo se puede realizar a través del ordenador y/o la naturaleza. No se trata de una metáfora, ya que no es capaz de producir arquitectura al implicar una forma".

La relación entre la arquitectura y las obras de arte se establece en el escenario. "El museo está planteado como cuadrados y rombos unidos en plantas, un mosaico romano sacado de escala, un tablero de juego que puede ser unido o abrazado por distintos espacios. La planta tiene luces distintas, desde patios, lucernarios y ventanas. El concepto de museo ha cambiado y el mundo del arte cada vez es más flexible, por lo que se plantea más como un espacio industrial que está por hacer".

Sobre este escenario se cambiarán las exposiciones cada tres meses, según declara Rafael Doctor, con una primera etapa de funcionamiento como centro de arte. "La colección es lo principal, y se terminará en 2012 tras 10 años de adquisiciones. Ahora publicamos el catálogo razonado de 2002 y 2003 y está previsto realizar cinco volúmenes, como la base real de una colección sólida. El museo ha apostado por el arte de nuestro tiempo, es un museo del presente, que arranca con piezas de 1992 y atraviesa el cambio de siglo. Trabajar en el presente tiene sus riesgos, pero es la forma de hacer un patrimonio con un arte emergente que empieza a estar consolidado. Estamos en construcción permanente".

La exposición Emergencias se ha formado con el 20% de la colección y es la de "de mayor compromiso social y político" de los artistas (españoles e internacionales a partes iguales, entre ellos, Gursky, Albarracín, Sánchez Castillo, El Perro, Oursler, Moffatt, Eliasson, Núñez, Jodice, Marty), desde una pieza del mismo título de Alfredo Jaar, que ofrecen sus propuestas sobre medio ambiente, discriminación, desigualdad, ocupación espacial, movimientos migratorios, alienación, emergencias culturales, nuevas estructuras sociales y África. La colección se identifica en bloques de identidad (individual, social, cultural) y miradas (externa en el otro y paisaje, y poética).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de abril de 2005