Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos reclaman a Solbes que concrete la reforma fiscal y el PP afirma que carece de rumbo

La mayoría de los agentes sociales reclaman más concreción ante los planes de reforma fiscal del Gobieno. El miércoles, el vicepresidente y ministro de Economía, Pedro Solbes, anunció que la reforma entrará en vigor en 2007 y desveló algunos detalles sobre el nuevo IRPF. Ayer, Solbes negó que la decisión suponga un aplazamiento y reiteró que cumplirá con la promesa de enviar el proyecto de ley en el último trimestre del año.

Comisiones Obreras mostró su deseo por que el aplazamiento fuera aprovechado "para fijar las prioridades de nuestro país a 15 o 20 años y diseñar un sistema fiscal para desarrollar esas prioridades". Miguel Ángel García, responsable del gabinete económico de CC OO, consideró "regresiva" la reforma del IRPF que plantea el Gobierno y defendió "mantener tanto los tramos como los tipos". García mostró su preocupación por el descenso en la recaudación, que cifró en unos 3.000 millones de euros.

Desde UGT, el secretario general, Cándido Méndez, aseguró que la propuesta fiscal tiene "luces y sombras", y solicitó una reunión de los responsables de Economía con las organizaciones sindicales. Méndez aprobó la prudencia mostrada por el Ejecutivo y solicitó más concreción en las medidas para "poder explicar cómo encajan con algunos de los objetivos de la reforma".

El presidente del PP, Mariano Rajoy, aseguró que lo ocurrido con el IRPF es la demostración de que el Gobierno no tiene "ni la más remota idea de lo que va a hacer". El PP cargó contra el Ejecutivo y le acusó de "mentir" al anunciar "verdades a medias" por su compromiso electoral de remitir el proyecto de ley al Congreso este mismo año. El portavoz adjunto del PP en el Congreso, Vicente Martínez Pujalte, consideró que el hecho de que la reforma entre en vigor en 2007 supondrá perder una legislatura en materia fiscal y criticó su "inconcreción".

IU-ICV atacó duramente el plan fiscal y emplazó al Ejecutivo a "corregir de inmediato la mala orientación" de la reforma, que considera poco progresista. El coordinador de economía de IU, Javier Alcázar, definió como "amago" la decisión de Solbes de aplazar la reforma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de abril de 2005