Majadahonda dejará desierto un polémico concurso de venta de parcelas públicas

El PSOE alega falta de información y deja la comisión que investiga el caso

Los socialistas abandonaron ayer la comisión municipal que investiga unas presuntas irregularidades urbanísticas en Majadahonda al no haber recibido del Ayuntamiento documentación que consideran esencial. El PSOE denuncia que el PP no aportó el informe técnico que propone declarar desierto el concurso de venta de dos parcelas municipales (de unos 52.000 metros cuadrados en total) a constructoras privadas. De todas formas, aún falta que el pleno apruebe dicho dictamen.

Los informes municipales habían decidido a principios de año adjudicar estos solares, tras un tormentoso proceso administrativo en el que no faltaron valoraciones contradictorias de los propios técnicos, a la constructora Afar-4, cuyo máximo responsable es amigo personal del ex alcalde de Majadahonda y ex secretario regional del PP Ricardo Romero de Tejada.

La Fiscalía Anticorrupción, tras una denuncia del PSOE local, investiga si en dicha enajenación hubo presiones para que se adjudicaran estas parcelas a la citada empresa constructora.

En una reunión de concejales del PP celebrada el pasado 24 enero, el alcalde Narciso de Foxá, que había llegado al cargo días antes tras la dimisión de su precedesor, Guillermo Ortega, había involucrado en esta crisis urbanística a la presidenta regional, Esperanza Aguirre. De Foxá aseguró, y así se reflejaba en un vídeo grabado de la reunión, que Aguirre ordenó paralizar la operación urbanística diseñada por Ortega para adjudicar las parcelas.

A su vez, concejales próximos a Ortega habían denunciado días antes que Foxá había urdido una trama urbanística, a través de la empresa municipal Pammasa, que había provocado un agujero económico de 108 millones de euros.Con la marcha del PSOE, que no es definitiva, pero sí representa un toque de atención al gobierno municipal del PP, la comisión de investigación se quedó ayer coja. Los dos concejales socialistas integrantes de la misma decidieron levantarse y abandonar la sesión. No dejaron la comisión los siete ediles del PP, ni las concejales del CDS e IU.

Según denunció el portavoz del PSOE, Ricardo Núñez, "el abandono se produce porque esto es una tomadura de pelo, una falta de respeto y de consideración hacia los concejales que trabajan en la misma". Las descalificaciones socialistas se deben a que, en su opinión, el Ayuntamiento no pone a su disposición documentación e informes solicitados en sesiones anteriores.

Los socialistas aseguran que es imposible avanzar así en las pesquisas. La comisión, que se creó para investigar la actuación de Pammasa -empresa municipal del suelo de Majadahonda- cuando vendió derechos para edificar vivienda libre a promotores privados, y el concurso para vender dos parcelas municipales la RN-1 y 2D, se planteó finalizar su trabajo en tres meses. Un plazo que al PSOE le parece imposible de cumplir si las sesiones se continúan desarrollando como hasta ahora.

"Ni siquiera hemos sido capaces de cubrir la primera fase de recogida de información", sostiene Núñez. Sin embargo, Carmen Menéndez, presidenta de la comisión y concejal de Urbanismo del PP, opina que la postura adoptada ayer por los socialistas ha sido "una falta de respeto completo a toda la mesa y, por supuesto, sin ningún fundamento".

Menéndez afirma que se les ha ofrecido suficiente documentación para empezar a valorar las actuaciones que se investigan. "¿Cómo no van a tener suficiente información si han presentado una demanda ante el juzgado?", se pregunta. Para ella, "está claro que la actitud del PSOE al abandonar la sesión de ayer es un acto preparado porque se les está desmoronando su denuncia, sobre todo al proponer la mesa de contratación declarar desierto el concurso por unanimidad". Y añade: "Está claro que no se la queríamos dar a nadie de forma premeditada".

El presidente de la mesa de contratación y concejal de Régimen Interior, del PP, José Antonio Carnevalli, aclara que no se quiere ocultar información. "No hemos llevado hoy [por ayer] el informe porque todavía no se ha firmado el acta. Mañana [por hoy] estará todo completo y se adjuntará al expediente".

El PSOE denunció ante el fiscal general del Estado que en Majadahonda se habían producido presiones para que las parcelas RN-1 y 2D se adjudicaran a la empresa Afar-4. En abril de 2004, el entonces alcalde, Guillermo Ortega, decidió sacar a la venta los dos solares a un precio de 83 millones de euros. El procedimiento sufrió diferentes modificaciones. El Ayuntamiento quiso vender las parcelas a un precio menor que el propuesto por el arquitecto (1.600 euros el metro cuadrado), pero la Comunidad de Madrid advirtió que eso no era posible.

Finalmente, el pleno del Ayuntamiento aprobó en septiembre de 2004 -con los votos a favor del PP- que las parcelas se vendieran a 1.600 euros el metro cuadrado. Se presentaron 12 promotoras. La mejor oferta era la de Proinsa, Afar-4 quedó en segunda posición. Entonces, según la denuncia del PSOE, el arquitecto cambió su informe sobre calidad y diseño medioambiental y emitió uno nuevo. Ahora Afar-4 recibía la mejor calificación global.

"Cambio de informes"

La crisis estalla en enero en Majadahonda. Los concejales se reúnen y uno de los asistentes graba las conversaciones, que luego difunden los medios de comunicación. En ellas, el anterior alcalde descalifica a los servicios técnicos municipales, a los que acusa de "mamoneo", y al arquitecto, de cambiar su informe para favorecer a Afar-4. De Foxá, por su parte, involucra a Esperanza Aguirre.

Los grupos políticos majariegos deberán presentar antes del viernes a las doce de la mañana la lista de los comparecientes ante la comisión de investigación. El PSOE llamará a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; al secretario general del PP, Francisco Granados; al anterior secretario general del PP, Ricardo Romero de Tejada, además de al anterior alcalde y al actual. Todavía no tienen decidido si pedirán la comparecencia del dueño de la constructora Afar-4, Antonio Cubo.

El PP, por su parte, empezará por los técnicos. "Tenemos claro que vamos a llamar a personas que estén directamente relacionadas con el caso. Ni Esperanza Aguirre ni Romero de Tejada tienen nada que ver".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 29 de marzo de 2005.

Se adhiere a los criterios de