Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento y la Complutense redactan un plan contra el chabolismo

La Empresa Municipal de la Vivienda (EMV) aprobó ayer un convenio de colaboración con la Universidad Complutense de Madrid para realizar un estudio sobre el chabolismo en la capital. Este análisis servirá para elaborar un Plan Operativo de Intervención Integral sobre la exclusión residencial en Madrid.

Un grupo de investigación de la Complutense integrado por 11 sociólogos y diversos trabajadores sociales realizará para el Ayuntamiento de Madrid un estudio sobre los casos de "exclusión residencial" en la ciudad, que incluirá la delimitación de los perfiles sociales de los grupos afectados y poder así aportar soluciones a este problema.

El equipo universitario estará dirigido por el profesor de Sociología Luis Cortés Alcalá y tendrá un plazo de cuatro meses para realizar el diagnóstico, por el que la EMV pagará en total 77.000 euros.

Experiencias previas

Este trabajo también analizará las intervenciones y experiencias realizadas por el Ayuntamiento en los últimos años, relacionadas con procesos de realojo en los barrios de la almendra central y periferia urbana y sobre erradicación del chabolismo, según aseguraron ayer fuentes del Consistorio.

Se actualizará toda la información estadística disponible y se completarán los estudios realizados con anterioridad. También incluirán dos capítulos dedicados al problema residencial de los inmigrantes residentes en Madrid y la delimitación de espacios de la ciudad con mayores problemas de alojamiento y con elevadas posibilidades de convertirse en guetos urbanos.

Los resultados que se obtengan de este estudio serán la base que el Consistorio empleará para elaborar su plan contra la exclusión residencial y el chabolismo. Éste pretende servir de complemento, apoyo social y profesional de la Administración y las asociaciones implicadas en los procesos de rehabilitación y de realojo de familias que han sufrido el chabolismo y la marginación residencial y social.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de marzo de 2005