Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Majadahonda cedió a seis promotoras tres solares por un tercio de su valor

Los socialistas denuncian el caso ante el juez

El Ayuntamiento de Majadahonda, del PP, a través de la empresa pública Pammasa, cedió a promotores privados en 2003 derechos de edificabilidad de tres parcelas a bastante menos de un tercio de su valor, lo que causó un quebranto patrimonial al Consistorio cifrado en casi 33 millones de euros (5.487 millones de las antiguas pesetas). Así lo indica el PSOE en una ampliación de denuncia que interpuso ayer ante el Juzgado de Instrucción 3 de esta localidad, que es el que investiga, junto con la Fiscalía de Medio Ambiente, otra denuncia anterior del PSOE sobre casos de supuesta corrupción urbanística.

Los derechos municipales de edificabilidad sobre esas tres parcelas (la RO-11, RO-13 y RO-14, que en total ocupan 30.035 metros cuadrados) fueron enajenados a través de una subasta en la que ninguna de las seis ofertas que concurrieron superó los 330,48 euros por metro cuadrado de suelo. Y ello pese a que existe un informe del arquitecto municipal de Majadahonda -relativo a una parcela cercana y con igual calificación urbanística que las tres citadas- que tasa en 1.600 euros el valor de cada metro cuadrado. El PSOE majariego, cuyo portavoz es Ricardo Núñez, tiene previsto remitir este supuesto quebranto económico a la Fiscalía Anticorrupción."En la enajenación [cesión] de estos derechos, el Ayuntamiento ha regalado a constructores privados 1.000 euros en cada metro cuadrado", señalan fuentes de la investigación.

¿Cómo se produjo este supuesto quebranto económico? Majadahonda gestiona todo su suelo y planes urbanísticos a través de Pammasa, empresa municipal al ciento por ciento. El planeamiento urbanístico de Majadahonda estipula que en un 50% del suelo edificable han de levantarse viviendas de protección pública y con un precio limitado de venta. Quien compre suelo sin desarrollar en el municipio tiene obligación de levantar viviendas públicas en un 50% de ese suelo, y libres en el otro 50%.

En las citadas tres parcelas, el Ayuntamiento tenía un derecho para levantar viviendas de precio libre. Lo que hace Pammasa es sacar a concurso su derecho de edificación de casas de precio libre en los 30.035 metros cuadrados de esas parcelas. Para ello, convoca una subasta e invita a seis empresas privadas a participar en ella. Cuatro de las seis empresas ofrecieron idéntico precio por metro cuadro de suelo, 330,48 euros. Las otras dos ofertas fueron aún más bajas, 312,53 euros y 291,03 euros. Los derechos de edificabilidad sobre ese suelo permitían levantar 243 casas de precio libre.

Dos empresas del grupo Afar-4, cuyo dueño es Antonio Cubo, amigo personal del ex alcalde de Majadahonda y ex secretario general del PP de Madrid, Ricardo Romero de Tejada, obtuvieron en la subasta derechos para levantar 163 viviendas de precio libre, que se pueden vender mucho más caras que las casas de protección oficial.

Según el PSOE, los derechos de edificabilidad sobre cada uno de esos metros cuadrados debieron venderse "al menos a 1.338,28 euros" y no, como finalmente se hizo, a 330 en el mejor de los casos. Así, el Ayuntamiento vendió por menos de un tercio de su valor el derecho a levantar casas de precio libre y asumió, por ese mismo precio, la obligación de los constructores privados de hacer casas de protección oficial. Es lo que los socialistas llaman el "permutazo".

Para la cesión de estas parcelas, el Ayuntamiento, a través de Pammasa, usó el mecanismo "de la permuta de derechos" y, según explica el PSOE en la denuncia, "absorbió las obligaciones de diferentes promotores privados de construir viviendas protegidas, a cambio de que aquellos compensasen a Pammasa con la diferencia del valor entre el derecho a construir vivienda libre que Pammasa le transmitía, y el derecho a edificar vivienda protegida que la citada sociedad municipal adquiría": los 1.338,28 euros citados.

"Sin publicidad"

El PSOE añade en su denuncia: "La cantidad total que el Ayuntamiento, a través de Pammasa, obtuvo de la subasta referente a las parcelas RO-11, RO-13 y RO-14 fue de 7,2 millones de euros. (...) Ahora bien, dado que la edificabilidad total de esas tres parcelas ascendía a 30.035 metros cuadrados y la diferencia real de valores entre los aprovechamientos permutados asciende, según informes del arquitecto municipal, a 1.338,28 euros por cada metro cuadrado, el Ayuntamiento tenía que haber obtenido, al menos, y para compensar la pérdida de valor económico que sus solares sufrieron merced a la permuta, una cantidad igual o superior a 40.195.230 euros".

El PSOE señala que "las consecuencias" de la conducta del Ayuntamiento en la gestión del suelo "es de una gravedad extrema" para las arcas municipales, ya que "el patrimonio municipal ha perdido con esta compensación nada menos que 32.978.868,50 euros".

A ello hay que sumar que la subasta de parcelas se hizo, siempre según los socialistas, "sin ninguna garantía para la publicidad y concurrencia y mediante un sistema de invitación previa a determinados propietarios". Sostiene el PSOE que el quebranto económico a las arcas municipales "no puede deberse a un descuido de los responsables de Pammasa", ni tampoco cabe justificar el bajo precio de la permuta "en un supuesto beneficio social, ya que [en esa época] no se construían más viviendas protegidas". El PSOE reprueba la conducta de los gestores del Ayuntamiento al asumir "las cargas que, por obligación del planeamiento urbanístico general, correspondían a los promotores privados [a los constructores]".

Por tanto, en la denuncia pide al juzgado que requiera a Pammasa para que remita al juzgado "copia sellada y compulsada del libro de registro de transferencias de aprovechamientos del Ayuntamiento" y "toda la documentación relacionada con las operaciones de transferencia de aprovechamientos en las que haya participado Pammasa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de marzo de 2005