Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno respetará lo que decida una "muy amplia mayoría" de vascos

De la Vega respalda a los empresarios extorsionados por ETA

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, recalcó ayer que el Ejecutivo central apoyará un proyecto de reforma del Estatuto vasco que respete el principio de ciudadanía, las reglas de juego y que esté avalado por una "muy amplia mayoría social" en el País Vasco. Para De la Vega, esta nueva mayoría sólo puede venir de la mano del candidato socialista a lehendakari, Patxi López, encargado de encabezar el "cambio que el conjunto de la ciudadanía vasca reclama", y no del plan Ibarretxe. Por ello, animó a los socialistas vascos a impulsar desde el futuro Gobierno autónomo políticas sociales y a tener "más ambición con el autogobierno".

La número dos del Ejecutivo aprovechó ayer una visita oficial relámpago a Euskadi, en la que se entrevistó con los máximos responsables de la patronal vasca Confebask, para mostrar su apoyo a un colectivo acosado por los atentados de ETA y por el chantaje del impuesto revolucionario. Los responsables de Confebask, Román Knörr y José Guillermo Zubia, escucharon de boca de De la Vega el aliento del Gobierno. "Lo han tenido y lo tendrán siempre, porque la seguridad de las personas es nuestro objetivo principal", apuntó la vicepresidenta primera, en alusión a las personas que viven bajo la amenaza del terror.

Amenazas de la banda

Las palabras de la mano derecha de José Luis Rodríguez Zapatero llegan cuando ETA acaba de reivindicar una serie de atentados -entre ellos el coche bomba colocado en el barrio de Neguri (en la localidad vizcaína de Getxo) el 18 de enero- contra los "responsables económicos que fomentan la represión contra Euskal Herria".

Tras la reunión con Confebask, Fernández de la Vega almorzó con los miembros del Círculo de Empresarios, un grupo privado que reúne a los responsables de las principales sociedades vascas. Por la mañana, la vicepresidenta había mantenido un encuentro con los dos máximos representantes de CC OO y UGT en el País Vasco, con los que coincidió en la necesidad de impulsar el "diálogo social", tal y como viene reivindicando el propio Patxi López.

El candidato del PSE a lehendakari apuntó que Euskadi necesita "estabilidad" y "resolver los problemas sociales, laborales y económicos". Y se puso como ejemplo a seguir el año que llevan los socialistas en el Gobierno de España, que ha roto con la "incomunicación" y el enfrentamiento permanente y que tiene un "proyecto positivo" para el País Vasco, según coincidieron en remarcar López y De la Vega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de marzo de 2005