Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pakistán encarcela de nuevo a los violadores de Muktar Mai

El primer ministro se opone a la orden de libertad de los tribunales

Cuatro hombres acusados de violar a Muktar Mai, la maestra paquistaní agredida colectivamente en 2002 por decisión de un tribunal comunitario, han sido encarcelados de nuevo, por orden del primer ministro de Pakistán, Shaukat Aziz. Muktar Mai se mostró satisfecha por la decisión. Los detenidos habían sido puestos en libertad el martes pasado por falta de pruebas. Otros dos acusados no salieron de prisión por cargos no especificados.

"Estoy feliz por la decisión", declaró Mai, de 30 años, tras el regreso de los hombres a prisión. Sólo unas horas antes había afirmado que continuaría su lucha por los derechos de las mujeres "hasta el último suspiro" y que no se sometería a "la tiranía, la explotación, la tradición y las costumbres" en una sociedad muy conservadora.

Inicialmente, tras la violación en 2002, fueron 14 los hombres acusados ante un tribunal antiterrorista de haber agredido sexualmente a Mai. Lo hicieron por una condena de honor impuesta por un panchayat (tribunal comunitario), en el que participaban dos de los agresores.

El castigo se debía a que el hermano adolescente de Mai había sido acusado por los mastoi de tener relaciones sexuales con una niña de esta casta, considerada superior a la guyar, a la que pertenece la maestra. El hermano, de 12 años, fue sodomizado y Mai violada y arrastrada semidesnuda por el pueblo.

El tribunal antiterrorista condenó a muerte a seis de los acusados, a cuatro de ellos por perpetrar la violación y a dos por formar parte del panchayat.

Los condenados y sus familias amenazaron de muerte a Mai y a los suyos. Aún así, los defensores de los condenados apelaron en la Audiencia de Lahore y lograron la conmutación de la pena de muerte por la de cadena perpetua para uno y la absolución de los otros cinco. Las protestas de asociaciones de mujeres y de derechos humanos se generalizaron por todo el país.

El Tribunal Federal de la Sharía (ley coránica vigente en Pakistán) suspendió la puesta en libertad de los acusados. Para desbloquear el laberinto jurídico, el Tribunal Supremo se hizo cargo del caso el lunes pasado. Un juez de distrito logró de inmediato que la Audiencia de Lahore liberara a cuatro de los condenados -otros dos no salieron de prisión, por cargos que no se especificaron.

El caso de Mai se ha convertido en un símbolo de la lucha contra la discriminación de la mujer en Pakistán, donde las tradiciones impiden a las mujeres casarse con un hombre no elegido por sus parientes, mantener una relación extramatrimonial, tratar de divorciarse y obligan a ofrecer una dote "adecuada" antes del matrimonio. Muktar Mai había pedido la intervención del presidente Parvez Musharraf, tras declarar sentirse "amenazada" por la liberación de cuatro de sus violadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de marzo de 2005