Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sevilla avisa de que el eje de la reforma territorial no son las competencias

El ministro advierte de que "los modelos a la carta pueden crear un Frankenstein"

El ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, advirtió ayer de que el eje del debate del proceso de reformas constitucional y estatutarias, promovido por el Gobierno, es "la búsqueda de mecanismos de cooperación" entre el Estado y las autonomías, desde el Senado a la Conferencia de Presidentes, y no el debate sobre las competencias. También advirtió del "peligro de los modelos a la carta, cogiendo trozos de dónde me interese, que puede dar lugar a que nos salga un Frankenstein".

Sevilla hizo esta advertencia en pleno debate sobre la reforma estatutaria en Cataluña y un mes después de que señalara al presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, los límites de dicha reforma, lo que entonces originó una respuesta crítica del PSC.

Con este aviso, el ministro volvió a los orígenes de las reformas estatutarias, el documento de Santillana del Mar (Cantabria), de agosto de 2003, con el que el PSOE, entonces en la oposición, puso en marcha el proceso, en el que hizo más hincapié en la participación de las comunidades autónomas en el Estado que en el aumento de las competencias.

Arregi recomienda prudencia

La advertencia se produjo en la presentación de Goberna, una iniciativa cuyo objetivo es desarrollar estudios sobre las administraciones públicas. Le acompañaba Joseba Arregi, ex dirigente del PNV y líder del grupo Aldaketa (Cambio), que presentó su estudio sobre el fracaso de la reforma del modelo federal alemán y su comparación con el modelo español.

Arregi recomendó "prudencia" en las reformas al estar en juego "el marco de convivencia que proporciona los derechos de los ciudadanos". Apuntó la "fragilidad histórica" de la Constitución y señaló que en España "existe un debate más abierto sobre el modelo de Estado, ya que muchas de las reformas estatutarias parece que encierran un cuestionamiento básico de la realidad".

Tras esta intervención el ministro advirtió: "Ojo con los modelos a la carta o modelos pastiches que pueden dar respuesta a lo que cada uno quiere oír, pero que pierden la lógica, unidad y coherencia interna". Sevilla se refirió al fracaso del modelo federal alemán y se mostró convencido de que "España no está en cuestión, aunque algunos busquen su diferencia con el cuestionamiento permanente".

Su advertencia también la dirigió al PP. "Es de una gran presunción pensar que algo es tan perfecto que no merece la pena tocarse o revisarse", dijo aludiendo a los populares, a los que también se refirió al señalar que "quienes ponen palos en las ruedas de estas reformas van contra la realidad de mejora del modelo de desarrollo territorial". Esta intervención se produjo una semana después de la celebración de las jornadas socialistas de Sigüenza, en las que destacó la dura discusión entre el ex presidente del Tribunal Constitucional, Álvaro Rodríguez Bereijo, y el ex vicepresidente Carles Viver, director del Institut d'Estudis Autonomics, que prepara los borradores de la reforma del Estatuto de Cataluña, lo que los asistentes interpretaron como muestra del debate que enfrenta a PSOE y PSC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de marzo de 2005