Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una sola revisión

En los últimos cursos se han sometido cada año a la prueba de selectividad una media de 244.000 estudiantes. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en 2004 la hicieron (entre junio y septiembre) 226.000 alumnos, de los que aprobó el 79,9%. En 2003, la realizaron 240.000, superándola el 79,2% y en 2002, 242.000, con un 78,5% de aprobados.

Presumiblemente, la ley que sustituya a la Ley de Calidad sólo va a señalar (en tres o cuatro párrafos) que habrá una única prueba de acceso a la Universidad, que será regulada en un decreto posterior y que no será necesario superarla para obtener el título de bachiller.

La prueba de selectividad lleva tres décadas realizándose en España. Desde hace unos años, los alumnos tienen la posibilidad de pedir dos tipos de revisión de su prueba. El primero es una revisión normal, que no puede nunca bajar la nota, y el segundo es una doble corrección, realizada por dos profesores por separado, que puede bajar o subir la nota.

A modo de ejemplo, en el distrito universitario de Madrid (que agrupa la prueba en todas las universidades públicas de la Comunidad de Madrid), en los últimos años han pedido la revisión simple de alguna de las materias el 60% de los alumnos que se han examinado de la selectividad. En cambio, han solicitado la doble corrección entre un 4% y un 6% de los examinados.

Estas dos opciones configuran un sistema "confuso para los estudiantes, costoso para las universidades e insatisfactorio", señala el texto de la cátedra Unesco. Y señala que debe establecerse una única revisión, que podría bajar nota, especialmente si se aprecian errores objetivos (por ejemplo, en las correcciones aritméticas de matemáticas), según detalla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 2005