Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cristino de Vera, un místico premio Canarias

A pesar de que tiene la salud razonable, lleva tantos años creyendo que está a punto de morir que incluso piensa que se han olvidado de él tanto sus contemporáneos como sus paisanos. Pero ayer recibió, a mediodía, una llamada que le puso los pies en su tierra: el presidente de Canarias, Adán Martín, le comunicaba a Cristino de Vera que un jurado presidido por el periodista Guillermo García Alcalde le había elegido Premio Canarias de las Artes. A los 73 años, De Vera goza ahora de una actualidad extraña en un pintor místico como él, dedicado al silencio y a la contemplación de la vida y de la muerte. Por una parte, el IVAM de Valencia le prepara un homenaje para mayo, la Caja de Ahorros de Canarias tiene lista una celebración similar para abril y el cineasta Miguel García Morales acaba de terminar un documental sobre su vida y su obra. De la generación de Antonio López y de Grandío, Cristino de Vera estudió con el maestro Vázquez Díaz en una época en que para calentarse iba al mediodía al Museo del Prado y, en verano, para refrescarse, también iba a mediodía al Museo del Prado. Nació en Santa Cruz de Tenerife y hubo años en que llamaba a sus amigos por la noche para decir que estaba gravemente enfermo. En realidad, estaba pintando.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de marzo de 2005