Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La ONCE busca compañía

La corporación empresarial se prepara para dar entrada a nuevos socios y autofinanciarse

La Confederación Empresarial ONCE (CEOSA), un entramado de compañías de la Organización Nacional de Ciegos, que el año pasado registró unos ingresos de explotación de 465,4 millones de euros, está en plena reconversión. Su plan director, diseñado hasta el año 2007, prevé la entrada de socios y la obtención de 22 millones de beneficio neto para autofinanciarse.

La corporación trabaja en la creación de un pequeño 'holding' de servicios multiempresa a partir de los grupos Pilsa y Vinsa

El plan prevé que en 2007 CEOSA tenga unos ingresos de explotación de 619 millones y la aportación de la ONCE no sea necesaria

Pasan muchas veces inadvertidas. Otras son reconocidas marcas en el mercado, pero a las que casi nadie liga con la ONCE del cupón. Pero esta organización tiene una corporación empresarial con una misión muy clara, según afirma su consejero delegado, Enrique Servando Sánchez, "respaldar económicamente a la ONCE y contribuir a su patrimonio" para que la organización cumpla con los fines que tiene encomendados, como el desarrollo de servicios sociales para ciegos y discapacitados y la creación de empleo para estos colectivos.

La corporación CEOSA nace como tal en 1994, pese a que desde 1989 la ONCE está presente en el mundo empresarial. Con una plantilla total de 17.627 empleados, de los que el 9,5% son discapacitados, ha ido extendiendo su actividad en el sector inmobiliario, turístico, alimentario, de servicios, de seguros y socio-sanitario, y, según su consejero delegado, no pretende entrar en nuevas actividades, aunque sí profundizar en las que ya lleva a cabo.

Para ello ha diseñado un plan director 2004-2007 que tiene dos puntos clave: el primero de ellos, dar entrada en algunos sectores a socios, bien sea industriales o financieros. El segundo, conseguir financiarse con sus propios recursos y aportar fondos a la ONCE. Hasta ahora, año a año, mediante ampliaciones de capital, la Organización Nacional de Ciegos aporta fondos a CEOSA, mientras ésta financia sólo puntualmente alguna actividad de la ONCE. La idea, según Enrique Servando, es que en 2007 esa aportación de la ONCE ya no sea necesaria. El plan estratégico prevé que para entonces CEOSA alcance unos ingresos de explotación de 619 millones de euros, un resultado de explotación de 40,5 millones, un beneficio neto de 22 millones y unos fondos propios de 498 millones, frente a los 422,6 con los que prevé ha cerrado el año pasado.

En este nuevo camino, CEOSA no quiere ir sola. "Creemos", dice Servando, "que es bueno compartir nuestras actividades con otros socios, aunque, naturalmente, evaluando bien". En este momento, a excepción del sector de alimentación, donde CEOSA tiene una participación del 49% frente al 51% de otro socio, la corporación es dueña en su totalidad de las empresas y tiene vocación de seguir manteniendo una posición dominante.

Vocación de permanencia

¿Qué tipo de socios quiere CEOSA? Según su consejero delegado, ante todo "socios estables", que compartan esa vocación de permanencia con la propia corporación. Y, en cada caso, se elegirá que sea financiero o industrial. Esa vocación de perdurar en el tiempo excluye casi de forma inmediata, y así lo afirma el consejero delegado, a las compañías de capital riesgo, y también a la Bolsa, posibilidad que ni siquiera prevé CEOSA, entre otras razones porque es un mecanismo de financiación no previsto para entidades, como la corporación, integradas en organizaciones sin ánimo de lucro.

Por sectores, Servando afirma que en el inmobiliario, en el que opera la empresa Oncisa, el socio "probablemente debería ser financiero". Esta actividad, centrada sobre todo en el área residencial tanto de primera como de segunda residencia, generó el año pasado un resultado bruto de 25,5 millones de euros.

Por el contrario, en servicios, la división más importante de la corporación, se piensa más en socios industriales, sin descartar tampoco alguno financiero. Servicios supone ya el 50% de la facturación de CEOSA y está inmersa en un proceso de integración que dejará lista y preparada la división para el desembarco de nuevos partícipes. Lo componen el Grupo Pilsa, dedicado a servicios integrales de limpieza, gestión de residuos urbanos, paisajismo y jardinería, control de plagas y mentenimiento integral de edificios; el Grupo Vinsa, especialista en vigilancia y protección personal, formación de seguridad y protección contra incendios, y empresas de empleo temporal.

En esta división CEOSA trabaja desde hace un par de meses en el diseño de un pequeño holding de servicios multiempresa bajo el paraguas de una marca global de grupo que tenga más penetración en el mercado. Servicios es, de toda la corporación, el sector que más ingresos de explotación obtuvo el año pasado -261,8 millones de euros- y su resultado antes de impuestos fue de 5,4 millones.

Hoteles en reconversión

La posibilidad de contar con socios se ve más lejana en otras divisiones, como la de turismo, compuesta por la cadena Confortel y la agencia Viajes 2000. "En el mundo hotelero", afirma el consejero delegado, "todavía no estamos en disposición de tener algún socio, porque nos encontramos en pleno periodo de expansión y reconversión y con áreas en las que esperamos mejorar notablemente. Todavía hay un trecho que recorrer para tener la empresa lo mejor preparada posible".

La cuenta de resultados deja bien patente la necesidad de ese nuevo plan en Confortel y las dificultades que ha atravesado la cadena en unos años delicados para el turismo. Con unos ingresos de explotación el año pasado de 29 millones de euros, alcanzó un resultado de explotación negativo de 4,7 millones y y tuvo unas pérdidas, antes de impuestos, de 4,3 millones. CEOSA indica, sin embargo, que la caída en los ingresos viene condicionada por la venta de cuatro hoteles en el año 2003; el incremento de inversiones vía mayores amortizaciones, y por los gastos operativos que comportó el relanzamiento de la cadena.

En cuanto a la agencia de viajes, se toma más bien como un complemento de la actividad de turismo. Está dirigida al apoyo de viajes a personas discapacitadas y mayores y no tiene tamaño suficiente como para pensar en un socio, lo mismo que en Seguronce, la correduría de seguros.

Por último, en mobiliario urbano, se piensa en un socio del mundo de la publicidad, como complemento a la fabricación de los soportes.

Flujo a favor del cupón

Uno de los objetivos del plan estratégico es que el flujo de dinero desde la corporación a la ONCE, que ahora es deudor por parte del entramado empresarial, cambie de signo. Según la corporación, la consecución de dicho objetivo se logrará principalmente a través de subvenciones y donaciones entregadas por parte de CEOSA a entidades sin fines lucrativos dependientes financieramente de la ONCE, así como, potencialmente, a través del reparto de dividendos a su accionista, que se pretende sean superiores en el año 2007 a las aportaciones de capital que la ONCE seguirá inyectando, como inversión rentable, en el entramado empresarial.

Casi como experiencia piloto de ese intercambio de aportaciones de dinero, y de la inyección de fondos de CEOSA en la ONCE, el año pasado la corporación donó medio millón de euros a la Fundación del Perro Guía.

Según CEOSA, la mejora continua del resultado que prevé el plan estratégico vendrá dada, entre otras cosas, por el intento de lograr un crecimiento de las ventas igual o superior a la media del sector en todas y cada una de las líneas de negocio en las que opera; de la mejora de la rentabilidad de las empresas, y también de la consecución de alianzas estratégicas.

Entre los objetivos del aumento previsto de la rentabilidad empresarial se encuentra la promoción y creación de empleo para discapacitados. En Oncisa, el 25% del personal lo es; el 10% en Confortel; el 16% en Viajes 2000. El sector servicios emplea a unos 1.100 discapacitados, y en Primur, fabricante de mobiliario urbano, el 5% de la plantilla pertenece a este colectivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de marzo de 2005

Más información