Crítica:JAZZCrítica
i

Mejores no hay

Uno escucha a Javier Colina tocando su solo sobre Softly, as in a morning sunrise y ya se puede volver a casa feliz. Javier está en un momento dulce. Toca lo que no está escrito, firme el ademán, en tono, y con todo el swing del mundo. A su izquierda tiene a un baterista ocurrente, elástico, un verdadero volcán, Marc Miralta. A su derecha, el pianista Mariano Díaz, que es músico siempre atento y muy poco dado a llamar la atención. Si hay un camino inédito que le evite transitar por terreno conocido, dé por seguro el oyente que lo encontrará. Aun cuando los tres se hubieran bastado y sobrado por sí mismos, quiso la fortuna que junto a ellos estuviera Perico Sambeat, saxofonista de muy alto voltaje, un verdadero todoterreno, pues todo lo toca y bien. Se juntan los cuatro y hacen lo que más les gusta: tocar su propia música, la de Sambeat, y unos cuantos estándares a los que aportan el sabor y el aroma del condimento afro-caribeño. Interpretan piezas conocidas -Dexterity- y otras no tanto: The star-crossed lovers (Ellington-Strayhorn), If there is someone lovelier than you (Schwartz-Dietz). El tipo de material que no es dado a escuchar habitualmente. Esta noche es su última actuación.

Sambeat, Díaz, Colina y Miralta

Perico Sambeat, saxos alto y soprano; Mariano Díaz, piano; Javier Colina, contrabajo; Marc Miralta, batería. Del 3 al 5 de marzo. Clamores, Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 04 de marzo de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50